Djokovic superó a Raonic a pesar de las molestias

Mundo Deportivo.- Tocamientos en el costado derecho, más de una mueca de fastidio, quejas, gritos a su grupo técnico y también tenis, el suficiente para ganar. Porque Novak Djokovic, 33 años, transmitió tensión y crispación muchas veces, aunque también solvencia deportiva y carácter competitivo suficientes para alcanzar el objetivo aun estando tocado físicamente.

Limitado, sí. Tan fastidiado como anunció el viernes tras la milagrosa reacción frente a Taylor Fritz, no. “Es un desgarro muscular, seguro”, anunció el serbio. Rotura abdominal no existe a tenor de su rendimiento, que sí enseñó algún problema a la hora de pegar la derecha o hacer según que movimiento forzoso.

Jugó tocado físicamente, pero con la facilidad y nivel suficientes para meter miedo al canadiense Milos Raonic (30 años/14º ATP), sobre quien parte con la ventaja de un palmarés contundente. Salieron al Rod Laver Arena, por segunda jornada consecutiva sin público por el confinamiento de cinco días en Melbourne, conscientes de un balance de 11-0 ‘Nole’, 26-3 a sets. Un refuerzo para el balcánico, necesario ante la incertidumbre de cómo respondería la zona dañada, y un lastre psicológico que pesó en el norteamericano de origen montenegrino.

Djokovic aparcó la lesión, la controló, venciendo por 7-6 (4), 4-6, 6-1 y 6-4 en 2h.56’, en su triunfo 300 en Grand Slam, por 45 derrotas, siendo el segundo jugador en la Era Open (profesional), tras Roger Federer (362), que llega a esa cifra. Tercero aparecer Rafa Nadal con 285.

El serbio sobrevive, a la espera de que el físico no le traicione definitivamente y le permita llegar a una cita de cuartos de final de cuidado, con el alemán Alexander Zverev, 23 años y 7º ATP esperando sin haber entregado todavía un set. Eliminó al serbio Dusan Lajovic 6-4, 7-6 (5) y 6-3.

El palmarés avala a Djokovic, 5-2 respecto a Zverev, a quien ha superado en los cuatro antecedentes más recientes. El que más de hace unos días en la ATP Cup por países, con un 6-7 (3), 6-2 y 7-5 del serbio.

Basta saber cómo evoluciona la lesión según pasen los días y los esfuerzos. Djokovic declaró en pista que “me habría retirado seguro de no ser un Grand Slam. No sabía antes de terminar mi calentamiento, tres horas antes, si iba a jugar o no. No es la situación ideal pero no me puedo quejar ya que he ganado a un gran jugador y espero ir a mejor en estos dos próximos días“.

‘Nole’ manejó el partido con la maestría del ocho veces campeón y nº 1 que es, explotando los recursos disponibles en sus circunstancias actuales, que incluyen una capacidad de restar sublime. Le encanta sobreactuar en cualquier sentido, forma parte de su naturaleza, pero idéntica pasión y compromiso muestra por cumplir sus metas.

Aguantó dos horas hasta poder romper el saque del ‘cañonero’ Raonic, que anotó 26 ‘aces’, uno a 223 km/h, y sirvió de media a 202 km/h. con su primer servicio. Esto le permitió vivir un momento de liberación encadenando cinco juegos para 6-1 en el tercer set.

Rompió el equilibrio impuesto por Raonic en la segunda manga, haciendo el ‘break’ a Djokovic justo después de haber sido él quien pidió tiempo médico, para que le vendasen el pie derecho.

Un partido conocido, incluso con la lesión de Djokovic en primer plano. En momentos decisivos, ‘Nole’ pone el extra y Milos duda. Un desajuste definitivo en la élite, un reflejo del 12-0 en el ‘head to head’.

Foto: Mundo Deportivo

¿Te gustó el artículo? Compártelo en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario