Aaron Judge sigue a ritmo récord y llegó a 60 jonrones en la temporada

Bryan Hoch (MLB.com).- Este ha sido un año histórico y extraordinario para Aaron Judge, un año destinado a ser recordado como uno de los desempeños ofensivos más grandes en la historia de Grandes Ligas. Y los fanáticos en todo el mundo pueden “ponerse de pie” ante este hecho indiscutible: el cañonero de los Yankees no ha terminado de dar cohetazos esta temporada.

Judge disparó su 60mo cuadrangular del año el martes, un tablazo en solitario a lo profundo del jardín izquierdo-central en la parte baja del noveno inning. No sólo fue histórico, el cohetazo precedió una victoria por walk-off de los Yankees sobre los Piratas por 9-8 detrás del grand slam de Giancarlo Stanton cuatro bateadores más tarde.

El Juez está a un batazo de cuatro esquinas de igualar el récord que ha estado vigente por 61 años de Roger Maris en la Liga Americana de más vuelacercas en una sola temporada.

Judge es ahora uno de apenas tres miembros en la historia de los Yankees en sacudir 60 cuadrangulares en una campaña. Babe Ruth fijó lo que en ese entonces fue el récord de las Mayores con 60 vuelacercas en 1927, que se mantuvo hasta que Maris se adueñó de la marca en 1961.


Con 16 partidos restando, Judge parece perfilarse a superar a Maris y mucho más. La superestrella también lleva un paso hacia la primera Triple Corona en las Grandes Ligas desde que el venezolano Miguel Cabrera encabezó la Liga Americana en promedio, jonrones y remolcadas en el 2012 con los Tigres.

Lee también: Atlanta venció a Washington y aseguró su participación en la postemporada

Judge es el sexto jugador de Grandes Ligas (9na ocasión) con al menos 60 jonrones en una temporada, un grupo que incluye a Barry Bonds (73 en el 2001), Mark McGwire (70 en 1998; 65 en 1999), Sammy Sosa (66 en 1998, 64 en 2001; 63 en 1999), Maris (61 en 1961) y Ruth (60 en 1927).

Más HR en una temporada, en la historia de MLB – con los totales luego de 147 juegos del equipo:

2001 Barry Bonds: 73 — 64

1998 Mark McGwire: 70 — 62

2022 Aaron Judge: 66 (paso actual) — 60

1998 Sammy Sosa: 66 — 58

1999 Mark McGwire: 65 — 56

2001 Sammy Sosa: 64 — 55

1999 Sammy Sosa: 63 — 59

1961 Roger Maris: 61 — 56

1927 Babe Ruth: 60 — 54

Cabe destacar que Judge ha alcanzado los 60 cuadrangulares en una temporada en la cual la producción promedio de jonrones ha estado muy por debajo de este nivel. Antes de Judge esta temporada, ningún jugador había terminado un día con una ventaja de 20 jonrones o más sobre su competencia más cercana desde que Ruth tuvo ventaja de 23 jonrones sobre Jim Bottomley y Hack Wilson en el último día de la temporada de 1928, según el Elias Sports Bureau.


“Está ahí a la altura de los más grandes de la historia, en una lista bien corta de las mejores campañas ofensivas de todos los tiempos”, declaró el piloto de los Yankees, Aaron Boone. “Luego hay que tomar en cuenta que no se trata de un bateador designado que sólo tiene que concentrarse en dar toletazos. Se trata de un muchacho que ha cubierto el bosque central para nosotros por una buena parte de la temporada, quien podría terminar estafándose 20 bases para nosotros. Ese es el líder y rostro de nuestro equipo. En este contexto, creo que batallaríamos para encontrar una mejor temporada”.

Foto: MLB

Jacob deGrom lanzó fuego en el Spring Training

MLB.- La habilidad de Jacob deGrom para seguir mejorando estuvo una vez más en exhibición la noche del jueves en West Palm Beach, Florida, donde tiró rutinariamente rectas de 100 mph o más mientras ponchaba a siete de los nueve bateadores de los Astros que enfrentó en el juego de Spring Training. Un scout que estaba en el juego registró uno de los envíos de deGrom a 102 mph.

“Los dominó totalmente”, escribió el scout.

Contra un lineup de los Astros compuesto mayoritariamente por jugadores de la banca y de ligas menores, Jacob deGrom consiguió un out de aíre ante el primer toletero, antes de ponchar a los próximos cinco bateadores que enfrentó en el choque de Spring Training. Siguió con un rodado de out y dos ponches antes de poner fin a su tarde luego de tres innings perfectos.

Lanzar rectas a 100 mph no es nada nuevo para deGrom, quien en algún momento de su carrera lanzaba entre 90 y 95 mph. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los pitchers que lanza más duro en las Mayores.

Los Mets ya nombraron a deGrom como su abridor para el Día Inaugural, que está pautado para el 1 de abril contra los Nacionales.

Lee también: Yankees: Robinson Chirinos fuera por fractura de muñeca

“Él conoce su rutina”, dijo el dominicano Luis Rojas, manager de los Mets. “Ya ha pasado por los entrenamientos primaverales antes y conoce lo que es un Día Inaugural… él sabe lo que tiene que hacer”.

Foto: MLB

La vieja escuela llevó a Nueva York a ganar su última Serie Mundial en 2009

Tony Cittadino (Mallorca).- El año 2009 no podía ser mejor para los Yankees de Nueva York. Estrenaron un estadio millonario, contrataron a grandes figuras, avanzaron a la postemporada tras una ronda regular donde fueron imparables, alcanzaron su vigésimo séptimo título en el Bronx y con su acérrimo rival, el dominicano Pedro Martínez, como el lanzador derrotado en el último juego de la temporada de Grandes Ligas.

El triunfo en la Serie Mundial 2009 lo sellaron el 4 de noviembre y rompió con una sequía de ocho largos años, un período donde se gastaron millones de dólares en contrataciones y se vivieron grandes decepciones. Pero las cosas cambiaron contra los Filis de Filadelfia, tras vencerlos en seis duelos.

Nueva York terminó la temporada regular con la marca para la franquicia de 103 victorias, llevándose así el banderín de la División Este de la Liga Americana, con ocho juegos de ventaja sobre Boston. En la Serie de División, barrieron a los Mellizos de Minnesota en tres juegos y en la Serie de Campeonato, derrotaron a Anaheim en seis cotejos.

El primer año de vida del nuevo Yankee Stadium será para el recuerdo y fue escrito con letras doradas. Arrancaron con todo, ganando 57 juegos de los 81 en la temporada regular. En postemporada, ganaron siete de los ocho duelos en casa: sólo perdieron el primer encuentro de la Serie Mundial.

Su estreno fue el soñado por todos los fanáticos, que comenzaron con buen pie una historia que debería ser tan rica como la del viejo recinto, el que fue “construido” por Babe Ruth y que ahora, en esta nueva era, pasó el testigo definitivo a Derek Jeter, el ídolo indiscutible y capitán del club, que en enero de 2020 entró al Salón de la Fama de Cooperstown.

El crédito, además de los jugadores y el manager Joe Girardi, que apenas en su segundo año llevó a Nueva York a su segundo título de la década, fue para la gerencia, encabezada por Brian Cashman, quien acertó ese año con las firmas de los lanzadores CC Sabathia (líder en victorias con 19, junto a Justin Verlander y Félix Hernández), A.J.Burnett (13-9, 4.04 EFE en temporada regular) y el inicialista Mark Teixeira (Bate de Plata y Guante de Oro, líder en impulsadas en la Americana con 122 y colíder en jonrones con 39 junto a Carlos Peña).

Nuevamente el receptor boricua Jorge Posada, los lanzadores Andy Pettitte y el panameño Mariano Rivera (primer exaltado en la historia al Salón de la Fama de forma unánime en 2019) y el campocorto Jeter, volvían a ganar un anillo de Serie Mundial, tras obtenerlo en 1996, 1998, 1999 y 2000.

Para entonces, la victoria le permitió a Pettitte sumar su lauro 18 en postemporada y convertirse en el dueño absoluto de ese renglón, junto a los renglones de aperturas (40) y entradas lanzadas (249.0). Rivera finalizó como el máximo salvador en la postemporada, con 39 juegos rescates y otros 11 en Series Mundiales.

Por su parte, Alex Rodríguez ganó su primer anillo en 16 zafras tras un año difícil, cuando en el Spring Training declaró que había usado esteroides en 2003. A-Rod finalizó como el Yanqui con más remolques en un playoff con 17, superando por tres fletadas lo hecho por Reggie Jackson (1978).

Además Hideki Matsui, electo como Jugador Más Valioso, igualó a Bobby Richardson, quien con Nueva York en 1960 remolcó seis rayitas en un cotejo. El japonés, que en el sexto juego llevó seis compañeros al plato, explotó con el madero ante Filadelfia, con promedio de .615 (138), con ocho rayitas fletadas y tres anotadas. El japonés terminó con el tercer promedio más alto en una Serie Mundial (.615), por detrás de Billy Hatcher (.750, con Cincinnati en 1990) y Babe Ruth (.625 con Nueva York en 1928).

Esta fue la última corona ganada por los “Mulos del Bronx” en las Grandes, con una generación inolvidable para los Yankees.

 

Un equipo legendario

Derek Jeter, SS.

Johnny Damon, LF.

Mark Teixeira, 1B.

Alex Rodriguez, 3B.

Jorge Posada, C.

Hideki Matsui, LF.

Robinson Cano, 2B.

Nick Swisher, RF.

CC Sabathia, PA

Mariano Rivera, PC

 

Foto: Jed Jacobsohn/Getty Images