Rays aseguran contrato multianual con Wander Franco

Italo Verde (Caracas).- El martes, se dio a conocer que los Tampa Bay Rays llegaron a un acuerdo con su futura estrella y campocorto Wander Franco para las próximas campañas en MLB.

El acuerdo según Jeff Passan estaría rondando los 11 años y 185 millones de dólares con una opción del club para un año 12 con un monto final de 223 millones.

El Prospecto numero 1 de todo el Béisbol Organizado por más de dos años, hizo su debut tan esperado este año 2021 en donde sorprendió con unos excelentes números en 70 encuentros disputados.

NUMEROS WANDER FRANCO 2021

  • .288 Average
  • .347 de OBP
  • .463 SLG
  • .810 OPS
  • 129 OPSñ
  • 7 Cuadrangulares
  • 24 Bases por Bolas
  • 5 Triples
  • 18 Dobles
  • 81 Hits
  • 53 anotadas

Leer También: LVBP: Falleció el manager venezolano Omar Malavé

El joven pelotero de 20 años logro un récord en su primera campaña, embazándose en 43 partidos seguidos de la campaña. Con esto superó Frank Robinson siendo los jugadores menores de 21 años en conseguirlo.

Con este acuerdo el torpedero no se podrá convertir en elegible para en el arbitraje de 2024, y tampoco podrá llegar a la agencia libre si no después de la temporada 2027, esto bajo en control y convenio actual que termina el 1 de diciembre. Dejando saber que ya desde ya se convierte en la pieza más importante del club.

El dominicano supera al venezolano Ronald Acuña Jr (100 millones por ocho años), con el contrato más grande para un jugador profesional con menos de una campaña en las grandes ligas.

Gracias a su gran actuación dentro del terreno de juego, quedo tercero en las votaciones del Novato del Año en la Liga Americana, logrando ganarse el afecto y el cariño de toda la fanaticada de Tampa.

El Futuro de este pelotero luce brillante y de eso se dio cuenta la directiva de los Rays al otorgarle un contrato una buena cantidad en años y dinero por sus servicios, convirtiéndose en la nueva cara del equipo.

 

Foto: ESPN

 

 

 

.

 

Wander Franco tuvo debut histórico en MLB

Wander Franco

El dominicano Wander Franco debutó en las Mayores por todo lo alto.

El mejor prospecto de todo el béisbol, según MLB Pipeline, conectó un jonrón de tres carreras en la parte baja del quinto inning contra el venezolano Eduardo Rodríguez para que los Rays empataran la pizarra a cinco contra los Medias Rojas la noche del martes en Tropicana Field, un juego que terminaría llevándose Boston por 9-5 en 11 innings.

Visiblemente emocionado tras su bambinazo, Franco se golpeó varias veces el pecho antes de llegar a primera base y luego alzó el brazo derecho en señal de victoria. Fue tal la algarabía en el estadio que tuvo que salir del dugout para saludar al público tras recorrer las bases.

El vuelacercas por el jardín izquierdo, ante el primer pitcheo de Rodríguez, salió del bate de Franco a 95.5 mph y viajó una distancia estimada de 362 pies, según Statcast.

De acuerdo con Sarah Langs de MLB.com, con 20 años y 113 días de nacido, Franco es el 8vo jugador más joven en dar un jonrón en su primer juego en las Mayores desde al menos 1901 y el más joven en hacerlo desde Jurickson Profar (19 años, 195 días) en el 2012.

Lee también: Ronald Acuña llegó a 100 jonrones en MLB

Franco, que batea a las dos manos, terminó la jornada de 4-2 con HR, doble, dos carreras anotadas y tres empujadas. Así se convirtió, de acuerdo con Baseball-Reference, en el jugador más joven desde al menos 1901 en conectar dos extrabases, incluyendo un jonrón, anotar al menos dos rayitas y remolcar al menos tres en su primer juego, superando a Joey Gallo (21, 195).

En su siguiente turno, en la baja del 7mo y contra el relevista Josh Taylor, Franco siguió su noche de ensueño con un doblete por el jardín izquierdo con dos outs en la pizarra. Esa conexión fue de 105.3 mph.

Y la exhibición no fue solo con el bate. Cubriendo la tercera base, una posición en la que no había jugado profesionalmente sino hasta esta temporada, Franco hizo una sólida doble matanza en la parte alta del 8vo. Con un out en la pizarra y su compatriota Rafael Devers corriendo en segunda, tomó un rodado de Hunter Renfroe, obligó a Devers a dejar su línea de carrera mientras intentaba tocarlo y luego hizo un preciso y fuerte tiro a primera para terminar la entrada.

Lee también: Miguel Cabrera sigue embalado hacia los 3000 hits

Más temprano en la noche, y en medio de toda la expectativa que hay sobre sus hombros, Franco había comenzado su carrera en la Gran Carpa con agresividad haciéndole swing violento y conectando fouls a los dos primeros pitcheos que le hizo Rodríguez en la noche. Pero si alguien creía que el prospecto dominicano de 20 años estaba ansioso, enseguida quedó claro que ese no era al caso.

Tras esos swings como segundo bate de Tampa Bay en la parte baja de la primera entrada, el mejor prospecto de todo el béisbol dejó pasar cuatro pitcheos en bola, varios cercanos a la zona de strike, para recibir un trabajado boleto en su primer viaje al plato.

El pasaporte llevó al cubano Yandy Díaz a segunda base y rindió frutos al poco tiempo cuando Díaz y Franco anotaron con un sencillo remolcador del también dominicano Francisco Mejía para darle ventaja tempranera de 2-0 a Tampa Bay.

Franco, sobre quien ha habido todo tipo de expectativas desde que firmó al profesional, ya se había hecho sentir al hacer su llegada al estadio la tarde del martes con mucho estilo en un lujoso Rolls Royce blanco.

Unas horas más tarde, empezaría a dejar su huella en el terreno de juego. Y de qué manera.

 Foto: Getty Images.

Tampa Bay eliminó a Nueva York y avanzó a la Serie de Campeonato

Bernie Wilson (AP).- Mike Brosseau negó que estuviera buscando revancha ante Aroldis Chapman. Sólo quería aprovechar una oportunidad para continuar con vida en la postemporada.

Consiguió ambas cosas.

«No es revancha, dejamos eso en el pasado», insistió Brosseau, quien bateó como emergente por Ji-Man Choi en el sexto capítulo y luego permaneció en la primera base. «Llegamos acá para ganar la serie, para seguir adelante, lograr lo mejor y hacer nuestro juego».

Brosseau disparó un jonrón ante Chapman en la octava entrada y los Rays de Tampa Bay superaron el viernes 2-1 a los Yanquis de Nueva York para avanzar a la Serie de Campeonato de la Liga Americana, una instancia a la que no habían llegado en 12 campañas.

Brosseau, pelotero multifuncional de 26 años, jamás había bateado un cuadrangular en los playoffs. El primero coronó un turno de 10 lanzamientos ante el reputado taponero cubano, especializado en la recta, quien llegó al montículo en el séptimo episodio.

Una recta a 100 mph fue conectada por Brosseau para que la pelota desapareciera entre las butacas vacías del jardín izquierdo del Petco Park, en lo que fue apenas el tercer hit de los Rays en el encuentro.

Tampa Bay ganó por 3-2 la serie divisional y permanecerá en San Diego para enfrentar a los Astros de Houston en la Serie de Campeonato de la Liga Americana, a partir del domingo por la noche.

Los Rays han llegado a la serie por el título del Joven Circuito por primera vez desde 2008, cuando derrotaron a los Medias Rojas de Boston en siete compromisos. Luego, sucumbieron ante los Filis de Filadelfia en la Serie Mundial.

Brosseau y Chapman habían protagonizado una confrontación en esta campaña. El cubano lanzó una recta de 101 mph cerca de la cabeza de Brosseau el 1 de septiembre, en el noveno inning de un encuentro que los Rays ganaron por 5-3.

Al parecer no había entonces una rencilla personal de Chapman con Brosseau, pero el pitcheo agravó el encono entre estos dos equipos de la División Este de la Americana y llevó a que el manager de Tampa Bay, Kevin Cash, advirtiera: «Tengo un establo lleno de chicos que pueden lanzar a 98 millas por hora».

La revancha no llegó con un pelotazo, sino con un jonrón decisivo.

Con una nómina de 29 millones de dólares, Tampa Bay ocupa el 28vo lugar entre los 30 equipos de las Grandes Ligas en esta campaña abreviada por el coronavirus. Los Yanquis tenían el tercer plantel más caro, con 84 millones de dólares.

Los Rays dominaron la serie de duelos en la temporada regular por 8-2 y fueron los primeros preclasificados de la Liga Americana.

Aproximadamente una hora después de que terminó el juego, varios Rays volvieron al terreno y al dugout con bebidas y habanos. Abonaron a la rivalidad al escuchar «New York, New York», de Frank Sinatra, la canción que se interpreta en el Yankee Stadium para celebrar los triunfos.

Se deleitaron también con «Empire State of Mind», de Jay-Z, con Alicia Keys.

Por los Yanquis, el colombiano Gio Urshela de 4-0. El venezolano Gleyber Torres de 3-1.

Por los Rays, los cubanos Randy Arozarena de 3-0, Yandy Díaz de 2-0. El dominicano Willy Adames de 3-0.

Foto: MLB

Dioner Navarro, el receptor que fue campocorto y llegó a las Grandes Ligas

Tony Cittadino (Mallorca).- Dioner Navarro es otro ejemplo de que la perseverancia da frutos. El receptor venezolano no se detuvo hasta llegar a las Grandes Ligas y ser regular, siendo además un jugador clave para que los Rays de Tampa Bay disputaran la Serie Mundial de 2008 ante los Filis de Filadelfia.

Navarro, que fue el único venezolano presente en el “Clásico de octubre” de ese año que su equipo perdió en cinco juegos, nació en Caracas el 9 de febrero de 1984 y fue el segundo de tres hermanos. Su padre Francisco y su madre Rosa, recibieron al equipo de TalCual en un apartamento en Caracas cerca del palacio de Miraflores en 2008 y recordaron con orgullo cómo fue el camino para que el pelotero lograra el sueño de llegar al Big Show.

Al entrar en la casa, reposaban en un mueble los periódicos del día que, en su gran mayoría, tenían en primera plana la foto de su hijo. Esa noche, Navarro estaría detrás del plato en el primer juego de la Serie Mundial con Tampa Bay, club con el que disputó cinco de las 13 campañas que ha disputado en las Grandes Ligas. “Fran, mira esta foto de Dioner”, decía la señora Rosa visiblemente emocionada a su esposo, quien con los ojos brillantes observaba el ejemplar.

“Y pensar que el año pasado cuando lo fui a visitar, me presentó al dueño del equipo y le dijo en tono jocoso que, a diferencia de otras temporadas, ese año si aparecía en todas las campañas publicitarias”, respondió Francisco.

Ambos coincidían en que “Navi”, como le dicen en Estados Unidos, nació con cualidades innatas para el beisbol. Comenzó a jugar a los cuatro años en el equipo Aguiluchos de los Criollitos de Venezuela y fue el campocorto por casi siete años.

La señora Rosa contó que de niño jugaba con sus hermanos (Dewis, quien participaba en el beisbol en España y Darrel) en el patio del edificio o en ocasiones en la sala de la casa, donde rodaban los muebles y se imaginaban en un campo de juego.

“Cuando me escuchaban llegar arreglaban todo, pero siempre los descubría.”, dijo entre risas su madre, quien en ocasiones los alcahueteaba y en algunos partidos fungía como umpire. Además recordó que con Dioner había que pelear para que descansara, pues siempre le gustaba jugar o entrenar, tanto así, que en las noches bajaba y subía las escaleras de su edificio de 10 pisos hasta por tres veces.

En su cuarto tenía instalado una barra, en la que realizaba ejercicios. Antes de cada partido, dormía con el uniforme puesto y a la hora de levantarse no había que ir a despertarlo, pues ya estaba listo para salir a jugar.

Aunque de niño fue  fanático de los Navegantes del Magallanes, igual que su madre, sus primeros ídolos fueron Andrés Galarraga y Omar Vizquel, ambos brillantes jugadores del “Eterno Rival, los Leones del Caracas.

Por el campocorto siempre sintió más admiración y fue una motivación. “Una vez le entregaron un premio y Vizquel estaba en el acto. Cuando llamaron a Dioner no se podía parar de la emoción. Estaba estático, porque Omar era quien le daba el premio. Al final el pelotero bajó y le dio su reconocimiento. Luego se tomó una foto con él”, dijo su padre.

Sueño cumplido

Dioner se marchó a Estados Unidos con 15 años,  para estudiar en un instituto en la ciudad de Houston, donde a la vez pudiera jugar y ser visto por alguna organización de las Grandes Ligas. Allí cambió su posición en el diamante, porque le vieron mayores cualidades para ser receptor y no campocorto.

Su padre comentó que para entonces había salido al mercado un bate que le gustaba mucho a Dioner y que vendían cerca del hotel donde se estaban quedando. “Tanto hizo hasta que se lo tuve que comprar, pero en la primera práctica de bateo y al primer pitcheo se lo rompieron. Dioner se molestó muchísimo y dijo ¡no bateo más! Eso lejos de ahuyentar a los scouts, les gustó, pues tenía carácter. En ese show, sacó casi 14 de 18 bolas. Hasta partió el vidrio de una casa”.

Recién llegado a Estados Unidos, fue firmado al profesional por los scouts de los Yanquis de Nueva York, Carlos Ríos y Héctor Rincones. Fueron pasando los años y con ellos fue madurando. A los 20 ya se había casado con su esposa Sherley y continuaba trabajando fuerte para subir a las mayores. Al final, tanto esfuerzo se vio recompensado al debutar con el equipo del Bronx el 7 de septiembre de 2004.

Su padre comentó que así se cumplió uno de los sueños de su hijo. “Ese día estaba en el bullpen calentando a un pitcher y al llegar al dogout, Joe Torre le dijo que se preparara, que iba a entrar en el próximo inning. Fue tanta la emoción que no sabía qué hacer. Hasta agarró un guante que no era suyo”, dijo entre risas.

Con el conjunto de Nueva York apenas pudo disputar cinco juegos. En 2005 fue cambiado a los Diamondbacks de Arizona y en cuestión de minutos culminó en los Dodgers de Los Ángeles, divisa con la cuál jugó hasta 2006 antes de pasar en plena temporada a Tampa Bay. En esta ciudad había fijado residencia unos años antes.

Dioner, quien es amante de las arepas con carne mechada y queso, los perros calientes y las hamburguesas, comenzó con los Rays una nueva etapa en su carrera. Según el señor Francisco, el manager Joe Maddon le tiene mucha estima, ya que además de considerarlo muy buena persona, el receptor fue una de las bujías del club durante toda la temporada. Uno de los premios a su constancia, fue participar en su único Juego de Estrellas en 2008 y en esa campaña dejó promedio de .295 (427-126),  con siete jonrones, 53 carreras impulsadas y 43 anotadas.

Tampa Bay ganó la División Este de la Liga Americana con marca de 97-65, dos juegos por encima de los Medias Rojas de Boston. En la Serie de División, vencieron a los Medias Blancas de Chicago en cuatro juegos y se llevaron el banderín del nuevo circuito, al superar a los patirrojos en siete juegos. Navarro fue clave para manejar a una rotación integrada por Scott Kazmir, James Shields, Matt Garza, Andy Sonnastine y Edwin Jackson.

Una vez establecido en el club, la relación con los fanáticos de Tampa Bay fue extraordinaria. Su padre recordó un juego en Tropicana Field en el que el equipo estaba perdiendo en la novena entrada y Dioner estaba en la banca, pero todo el estadio comenzó a corear su apellido. “Eso fue muy emocionante. No hay palabras para describirlo. Ver que toda esa gente quiere y apoya a mi hijo…mira cómo se me ponen los pelos de punta”, recordó emocionado.

Una vez la familia Navarro iba saliendo del estadio Tropicana Field y había un niño con una bandera de Venezuela y una barajita de Dioner. Cuando se detuvieron para darle un autógrafo, los fanáticos reconocieron a “Navi” y se agolparon frente al carro.

“Había mucha gente pidiéndole autógrafos. Yo me bajé buscando al niño porque era pequeño y no se veía. Al conseguirlo lo metí dentro del carro y Dioner lo abrazó y le firmó su barajita. La sorpresa fue que al sacarlo su padre no sabía cómo agradecer, pues son de Barquisimeto, están en el norte desde hace 15 años y el niño es fanático de mi hijo”, sentenció su padre.

Navarro jugó en las Grandes Ligas hasta el 2016 y su último equipo fueron los Azulejos de Toronto, siendo su séptimo uniforme luego de vestir el de Yankees de Nueva York, Dodgers de Los Ángeles, Rays de Tampa Bay, Rojos de Cincinnati, Cachorros de Chicago y Medias Blancas de Chicago.

En total, disputó 1.009 juegos y tomó 3.207 turnos al bate. Conectó 802 hits y su promedio fue de .250, con 77 jonrones, 367 carreras impulsadas y 322 anotadas.

Foto: Getty Images.

Chirinos superó a Chacín en duelo de zulianos

Chirinos

Yelimar Requena.- El venezolano Yonny Chirinos se reencontró con su dominio este viernes en el revés de sus Rays de Tampa Bay 5-3 ante los Mellizos de Minnesota, que tuvieron en la lomita a Jhoulys Chacín.

El zuliano salió como abridor y lanzó 3.0 innings en blanco, en los que apenas permitió dos inatrapables, no otorgó boletos y ponchó a dos contrarios.

Llevó su efectividad de 18.00 a 9.00 y dejó claro que sigue peleando un puesto en la rotación de los Rays.

Chacín, por su parte, también completó su tercera aparición de la primavera y mostró una leve mejoría, aun cuando salió perdiendo el compromiso.

El criollo lanzó tres episodios de dos carreras, sorteó un boleto y abanicó a dos para dejar su promedio de carreras limpias en 6.75.

La victoria fue para el joven caraqueño Edwar Colina (3.86) que retiró sin contratiempos el noveno inning.

.

Wilson Ramos pegó dos jonrones en paliza de Rays sobre Nacionales

AP.- El venezolano Wilson Ramos pegó dos cuadrangulares y el novato Jake Bauers bateó cuatro hits en el cuarto triunfo consecutivo de los Rays.

Blake Snell no toleró hits hasta el séptimo inning, Kevin Kiermaier conectó un grand slam y los Rays de Tampa Bay arrollaron 11-0 el lunes a los Nacionales de Washington.

Snell (10-4) les regaló bases por bolas a Trea Turner y Byrce Harper antes de retirar a 18 peloteros consecutivos, con cinco ponches seguidos en un momento dado. Anthony Rendón le pegó un doble contra el muro del jardín izquierdo al abrir el séptimo episodio, el primero de los dos imparables de Washington.

El abridor Gio Gonzalez (6-5) hizo 43 lanzamientos en el segundo inning sin lograr sacar un solo out. Fue retirado del montículo en la séptima entrada.

Por los Nacionales, los dominicanos Juan Soto de 3-1 y Pedro Severino De León de 3-0.

Por los Rays, los venezolanos Ramos de 4-2, con dos anotadas y tres producidas, y Jesús Sucre de 1-1, con una anotada. Los dominicanos Carlos Gómez de 4-0, con una anotada, y Willy Adames de 3-1, con una anotada y una remolcada. El cubano Adeiny Hechavarría de 3-0, con una anotada.

Foto cortesía: AFP.

Wilmer Font obtiene su primer triunfo de la temporada

EFE.- El venezolano Wilmer Font concretó su primer triunfo de la temporada luego de trabajar poco más de cinco episodios en la blanqueada de lo Rays de Tampa Bay por 4-0 a los Yanquis de Nueva York.

Font (1-3) lanzó cinco capítulos y dos tercios, permitió tres imparables, dio una base y retiró a cuatro bateadores por la vía del ponche para apuntarse el triunfo.

El parador en corto Willy Adames (2) hizo sonar el tolete para los Rays en el séptimo episodio en castigo a los lanzamientos del abridor Sonny Gray.

La derrota de los Yanquis la cargó Gray (5-5) en seis episodios y dos tercios, aceptó seis imparables, jonrón y cuatro carreras, dio una base y ponchó a siete bateadores.

Foto cortesía: AP.