Japón remontó y liquidó a Alemania para ganar en su debut en el Mundial

EFE.- La selección de Japón destapó las carencias de una Alemania que antes de empezar tapó sus bocas y que, luego, fue castigada por no sentenciar cuando pudo y carecer de la pegada de antaño.

Los nipones consiguieron así uno de los grandes triunfos de toda su historia y la segunda gran campanada de Qatar 2022 tras la victoria de Arabia Saudí sobre Argentina.



Parecía que un penalti un tanto inocente del meta de Japón y la frescura del joven Jamal Musiala iban a impulsar a Alemania a un triunfo imprescindible en la lucha por los octavos antes de medirse el domingo a la selección española.

Lee también: Croacia se tuvo que conformar con un empate insípido ante Marruecos

Quedó demostrado que la ‘Mannschaft’ no es ahora mismo la octava maravilla pese a su solvente clasificación para este Mundial de Qatar. Pero con la base del Bayern Múnich, el equipo del que llegó a la selección Flick, es un conjunto poderoso en lo físico y con fútbol y la ambición de siempre. En cambio, Japón le ratificó que no le da para grandes aventuras.

Está liderada como es habitual por Thomas Müller, que encarna el espíritu irreductible de los grandes momentos y dispone de un joven talento que brilló con luz propia. Cuando el futbolista del Bayern dejó el campo junto a Gundogan el equipo se vino abajo.

Lee también: España mostró su artillería con una goleada histórica ante Costa Rica

Los cambios no le dieron fruto alguno a Flick. También retiró, y no le funcionó nada bien, a Musiala, quien con 19 años y 270 días se convirtió en el jugador alemán más joven en jugar una Copa del Mundo desde Karl-Heinz Schnellinger en 1958 (19 años y 72 días).

Ya ha demostrado en el Bayern que pese a su juventud es de esa nueva generación que avecina muchas cosas y todas muy buenas. Se movió entre líneas con ligereza, muchas veces indetectable, hizo jugadas de una enorme habilidad entre un mar de rivales, y con su frescura y despliegue mantuvo el vigor ofensivo que necesitaba la selección germana, pero todas sus ocasiones se fueron al traste, dejaron vivos a los nipones y estos acabaron por hacer historia cumpliendo con el guión.

Lee también: Bélgica debutó con éxito y ganó con lo justo a Canadá

El plan táctico había sido el previsto. Hajime Moriyasu resguardó a su equipo a la espera de algún contragolpe, circunstancia que estuvo muy cerca de ofrecer sus réditos, y los germanos de Hansi Flick se las vieron y desearon para deshacer la tela de araña.

Para sacar el balón situó a Sule pegado a la derecha, a Rudiger por el centro y a Schlotterbeck más a la izquierda. David Raum, a la postre decisivo, tenía libertad para ocupar todo el carril izquierdo pero muy adelantado; Kimmich y Gundogan llevaron la manija en el centro del campo buscando siempre al joven Musiala entre líneas para nutrir a Gnabry, Müller y Havertz, este la punta de lanza.

Paciencia japonesa

Los nipones, que ofrecieron el debut mundialista del joven Take Kubo gracias a la buena campaña que está cuajando en la Real Sociedad, fueron disciplinados y solidarios, también como marca su estilo.

Las instrucciones de Moriyasu eran claras. Paciencia, orden y salir a la carrera cuando la ocasión lo permitiera. Así incluso llegaron a dar un susto de entrada a los germanos. A los ocho minutos Maeda batió a Manuel Neuer, pero estaba en fuera de juego en el momento del pase de Junya Ito, el que mejor interpretó la cuestión de salir en velocidad.

El madridista Rudiger y sus compañeros de línea, más Kimmich y Gundogan, entendieron el aviso. Nada de relajación. Era necesaria la máxima concentración y contundencia para evitar sustos como en el pasado, sin ir más lejos en el Mundial de Rusia 2018.

Alemania metió una marcha más y sin avasallar, fue poco a poco metiendo en su área a Japón, cuyo capitán, Maya Yoshida, despejó un disparo de Gundogan que se colaba, pero que se vio por detrás cuando el guardameta, que había tenido una magnífica intervención a otro tiro de Kimmich, cometió un penalti un tanto inocente sobre Daum que no desaprovechó el centrocampista del Manchester City.

La diana despejaba un tanto algunas de las dudas que podía haber en los jugadores de Flick y consolidaba su superioridad ante el luchador conjunto japonés, un hueso duro de roer que en cualquier caso no iba a rendirse tan fácil.

El VAR evitó que al descanso se llegara con una ventaja mayor al anular por fuera de juego un tanto de Kai Havertz, y los palos tras el descanso en sendos disparos de Gnabry y Gundogan, sin olvidar cuatro paradas seguidas de Gonda que desesperaron al extremo del Bayern.



Tuvo la sentencia el bloque germano. Desaprovechó sus ocasiones y la inspiración de Musiala. En otros tiempos, más pletóricos, hubiera remachado a su rival seguro. Ahora aún no es lo que era. Dejó vivo al conjunto japonés, que aún se atrevió a mantener en vilo y ha obligar a Manuel Neuer a convertirse en el salvador en un remate de Ito.

Gonda tuvo una cuádruple intervención clave. Japón siguió creyendo a la contra y sus cambios tuvieron la recompensa con los goles de Ritsu Doan y Takuma Asano, cuya entrada desarboló a Rudiger y compañía, para ofrecer el segundo bombazo del torneo ante una Alemania obligada a cambiar mucho si quiere meterse entre los aspirantes a la corona.

Foto: Getty Images

Croacia se tuvo que conformar con un empate insípido ante Marruecos

DOHA (EFE).- El talento y la influencia de Luka Modric no bastó para doblegar a Marruecos (0-0), el primer adversario en la Copa Mundial de Qatar 2022 del subcampeón del mundo, que mantuvo el tipo con solvencia y que mostró más ambición que Croacia/b> en el tramo final para lograr el triunfo.

Los vatreni tuvieron una puesta en escena discreta, pero con los cálculos intactos en un grupo abierto que completan Bélgica y Canadá. De hecho, minimizó riesgos en el último tramo, cuando el equipo africano creyó más en la victoria.

Lee también: España mostró su artillería con una goleada histórica ante Costa Rica

Le fue bien así a Croacia en Moscú. Los cálculos le salieron. Nadie empató más partidos que el cuadro balcánico que resolvió sus eliminatorias en la prórroga o en los penaltis. Aunque en Qatar es distinto. Carece de alguno de aquellos integrantes de ese excelente grupo y los que quedan tienen cuatro años más.



Es el caso de Modric, el faro croata. Elegido el mejor jugador del encuentro, fue de más a menos el jugador del Real Madrid que dio luz ocasionalmente a su equipo. Pero no fue suficiente. El resto no siguió sus momentos de lucidez. No hubo respuesta. Y se apagó paulatinamente, con el paso de los minutos, ante un rival que crecía cada vez con más convicción.

Lee también: Japón remontó y liquidó a Alemania para ganar en su debut en el Mundial

No tomó un rumbo definido un partido que se le escapaba del control a Croacia, incómoda al inicio sobre todo y sometida al barullo que proponía Marruecos. Era más cosa de errores que de aciertos. Luka Modric no lograba dar continuidad al ritmo y su rival ejercía una presión incómoda para el subcampeón del Mundo.

Ya no es una sorpresa el cuadro de Zlatko Vladic que ya ofreció su máxima expresión hace cuatro años en Rusia. Ya no va de tapado el combinado balcánico que ahora anda metido en una paulatina renovación, que busca talentos del nivel de los que la destacaron en su época dorada. Siguen algunos aún, especialmente Modric, necesita otros para establecer el engranaje adecuado.

Lee también: Bélgica debutó con éxito y ganó con lo justo a Canadá

Marruecos, ahora ya con futbolistas reputados que se ganan la vida en clubes de las grandes ligas, pretendía hacer de la anarquía, virtud. Y complicó a Croacia, de talento e inspiración pero con más método.

Fue Achraf Hakimi, el que más proyección tiene entre los ‘Leones del Atlas’, el que más complicó al subcampeón al principio. Le costó a Borna Sosa tomar la medida al futbolista del París Saint Germain que tuvo un par de acercamientos, advertencias.

A excepción de un tiro de Ivan Perisic, lejano, con Bono descolocado, propiciado por un fallo en la entrega de Selim Amallah, no hubo noticias en las porterías hasta el tramo final de la primera parte.

De hecho, el meta del Sevilla salvó a Marruecos cuando Nikola Vlasic llegó a un centro de Sosa desde la izquierda. Y justo después, Luka Modric recogió un rechace en la media luna, con Bono en el suelo, que rozó el larguero.

Mucho más activo estuvo el arranque tras el intermedio. Noussair Mazraoui, de cabeza, cabeceó en el área pequeña y obligó a Dominik Livakovic a intervenir por primera vez. La acción sacó del partido al defensor del Bayern Múnich que quedó lesionado.



La tuvo Achraf en un golpe franco, preciso. No se complicó Livakovic y puso los puños para quitarse el balón de encima. Marruecos se había animado, Croacia no tenía el control.

Walid Regragui recurrió a Ez Abde, el futbolista del Osasuna, para hacer más vertical a Marruecos. Más velocidad, más madera.

Buscó con más empeño un premio mayor Marruecos y Croacia empezó a asumir el valor del empate. No desdeño el punto el combinado de Dalic que emplazó una situación mejor para los compromisos posteriores frente Canadá y Bélgica.

Foto: Getty Images

Francia comenzó la defensa del título con una goleada a Australia

ESPN.- Si a los campeones se les identifica por su capacidad de superar las adversidades, Francia se puso credenciales de campeona tras derrotar por 4-1 a Australia en su debut en el Mundial de Qatar luego de remontar un gol en contra y dejar en la estadística algunos datos para la historia.

La reacción francesa estuvo apoyada en la fortaleza de dos debutantes, Tchouaméni, un pilar en el centro del campo, y en el instinto de Rabiot, autor de un gol y una asistencia.



Pero sobre todo en la contundencia de su delantera, empeñada en figurar en los anales, con un Giroud que gracias a su doblete igualó con Thierry Henry como máximo anotador de Francia en todos los tiempos, 51 dianas en 115 partidos, mientras Kylian Mbappé conseguía su quinta diana en un Mundial sin haber cumplido los 23, en la estela del gran Pelé.

Los estiletes estuvieron bien respaldados por Ousmane Dembelé, que dio la asistencia del tanto a Mbappé, y por Antoine Griezmann, que no ha faltado en ninguno de los últimos 68 partidos de Francia, un récord para el jugador del Atlético de Madrid.

Lee también: México y Polonia pactaron sin goles en su debut en Qatar

Ganar a Australia, la última selección en sacar billete para Qatar, no da credenciales de campeón. Pero sí hacerlo como lo hizo Francia, superando el mazazo inicial del gol adverso, de la lesión de Lucas Hernandez, de una cierta apatía en el césped, todo eso sin temblar, sin necesidad de acudir a estridencias.

Francia lleva meses buscando eso, la serenidad que le otorgó el Mundial hace cuatro años y que las lesiones se empeñan en perturbar.

Pero ni por esas se sobresalta la campeona, que salió en tromba a resolver pero se encontró con una aguerrida Australia, dispuesta, como hace cuatro años, a hacerle bajar al barro de la pelea.

Así frenó el asalto inicial de Dembelé y Mbappé y se marchó a la aventura ofensiva, donde encontró oro en el minuto 9, cuando Leckie desafió a Lucas y este se desplomó con la rodilla tocada, lo que permitió al «socceroo» centrar al corazón del área para que Goodwin superara a Lloris.

Lee también: Dinamarca y Túnez no pasan de la igualdad

Parecía que seguía maldita la campeona, que llegó a Qatar sin dos piezas clave como Ngolo Kanté y Paul Pogba y, una vez en el Golfo Pérsico, dijo adiós al Balón de Oro Karim Benzema.

Pero no hay superstición en el grupo de Deschamps, más bien fe en sus opciones, en su juego. Es cierto que el centro del campo apenas tiene experiencia internacional, que la defensa está encontrando su camino.

Los galos apretaron

Tras unos minutos desorientada, en las que pareció asomarse al precipicio, Francia tiró de galones. Tchouaméni se puso al timón del equipo y el viento fue virando.

Theo Hernandez, que había sustituido a su lesionado hermano, recibió un balón rechazado en la presión francesa en la medular y lo envió con dulzura al área para que, libre de marca, Rabiot empatara la contienda de cabeza.

El tanto devolvió la calma total a Francia, que desplegó su fútbol por las bandas, Dembelé por la derecha, Mbappé por la izquierda, hasta que acabaron por desquiciar a una zaga australiana no apta para tanta dinamita.

Lee también: Arabia Saudita da el bombazo ante Argentina

El gol francés se intuía y llegó nada más superarse la media hora cuando Rabiot robó, hizo la pared con Mbappé y colocó el balón franco para que Giroud marcara su diana 50 vestido de «bleu».

El jugador de Milan, de 36 años, el gran beneficiado de la ausencia de Benzema, quedaba así a solo un tanto de convertirse en el máximo anotador francés de todos los tiempos empatado con Thierry Henry.

Con la situación bajo control, Mbappé falló un gol a puerta vacía tras un gran pase de Griezmann cuando estaba a punto de cumplirse el tiempo reglamentario y Australia dio otro susto ya en el descuento cuando un cabezazo de Irvine que parecía manso tocó en el palo de Lloris.

Tras el reposo, Francia saltó con ganas de finiquitar el encuentro impulsado por la ambición de sus atacantes de hacer historia.

Giroud lo intentó de chilena en el 50 y Mbappé, que no tuvo su noche más acertada, se estrelló en varias ocasiones con la defensa australiana, hasta que finalmente, a centro de Dembelé, lo hizo de cabeza en el 68.

El parisino, designado como la brújula de Francia en ausencia de Benzema, suma ya cinco goles en mundiales y se convierte en el segundo futbolista que más goles ha anotado en mundiales con menos de 24 años, solo superado por los siete que anotó Pelé.



Pero la joven estrella quiso dar galones al veterano Giroud, al que tres minutos más tarde dejó en bandeja el cuarto gol, el número 51 de la carrera del jugador de Milan, que igualó a Henry como máximo artillero «bleu».

La fiesta estaba completa y Francia tiene ya su partido perfecto, la dinámica que pedía Deschamps para revalidar el título mundial.

México y Polonia pactaron sin goles en su debut en Qatar

AFP.- México empató sin goles ante Polonia, este martes en el Stadium 974, en la primera jornada del grupo C del Mundial, en un duelo en el que fue determinante el arquero Guillermo ‘Memo’ Ochoa, que paró un penal lanzado por Robert Lewandowski.

Con este resultado la llave queda liderada por la ‘cenicienta’ Arabia Saudita, que dio el gran golpe en el Mundial al ganar 2-1 a Argentina, seguida por México y Polonia, que suman un punto. En el Stadium 974, ante 40.000 espectadores, prácticamente una marea verde de hinchas del Tri, el ‘Memo’ alargó su leyenda mundialista con una atajada ante la estrella del Barcelona.

Lee también: Arabia Saudita da el bombazo ante Argentina

Todo pudo bascular en el minuto 54. Lewandowski recibió en el área y sacó petróleo. Disputó un balón con Héctor Moreno, que acabó por derribarlo y el arbitro señaló penal tras consultar el VAR. El delantero del Barcelona no estrenó su casillero en los Mundiales porque se encontró con una gran estirada de Ochoa.



En un duelo áspero, México elaboró, propuso y utilizó bien sus recursos, con Luis Chávez y Alexis Vega en un poderoso flanco izquierdo del ataque y el Chucky buscándose la vida como podía en el derecho.

México fue superior 

Del Tri fueron prácticamente todas las ocasiones, con Héctor Moreno (5) rematando alto un centro desde la izquierda. Luego el otro Héctor, Herrera, irrumpió por la misma banda y su centro templado lo remató con el hombro Alexis Vega. El balón salió lamiendo uno de los postes (26). México parecía encontrar el camino y Luis Chávez sirvió con magisterio al espacio para que Jesús Gallardo se enredara con el arquero Wojciech Szczesny. El lateral izquierdo estuvo a punto de salir ganador (28).

Lee también: Dinamarca y Túnez no pasan de la igualdad

A falta de trabajo, Ochoa, con el brazalete de capitán en su quinto Mundial, aprovechaba cuando hacía circular el balón para pedir calma a los suyos, ansiosos sobre todo en los primeros compases.

Polonia, cuyo seleccionador Czeslaw Michniewicz ya había avisado que el juego de su equipo se basaba en la practicidad, intentaba llegar con un pelotazo o combinando, según lo demandara el momento. Pero el objetivo era claro, que Lewandowski recibiera lo más cerca del área posible. El Tri tenía bien estudiada la lección y ahogó a la estrella del Barcelona, con la ayuda de Héctor Herrera, que descendía unos metros para auxiliar a su zaga



Al filo del descanso el partido era completamente mexicano. ‘¡Ole, ole!’ se escuchaba en las gradas mientras el grupo de Gerardo Martino cercaba al equipo europeo con una circulación rápida y precisa. Szczesny firmó su primera parada de cierto nivel (45) en un disparo poderoso de Jorge Sánchez. El Tri se fue al descanso con más posesión, más precisión en los pases y más tiros que Polonia, pero sin acertar.

Lee también: Francia comenzó la defensa del título con una goleada a Australia

Tras el penal atajado por Ochoa los jugadores mexicanos retomaron la conquista, impulsados por los suyos, que gritaban ‘¡Memo, Memo!’ y ‘¡Sí se puede!’. En la última media hora la mejor ocasión la tuvo Edson Álvarez con un disparo que peinó Henry Martín. Respondió bien Szczesny (63).

Martino dio entrada a Raúl Jiménez, Carlos Rodríguez y Uriel Antuno para agitar al Tri, que se quedó sin premio al buen partido que firmó.

Foto: FIFA

Dinamarca y Túnez no pasan de la igualdad

Dinamarca y Túnez no se hacen daño / Foto: FIFA

José Antonio Pascual (Doha), EFE.- Túnez, con una intensidad y una hipermotivación dignas de encomio, se coló en la fiesta del regreso a una gran competición de Christian Eriksen y arañó un empate ante Dinamarca que bien pudo ser un triunfo de no haber sido por el meta Kasper Schmeichel, con una magnífica intervención en el primer tiempo.

El equipo de Jael Kadri, arropado por miles de seguidores en el estadio de la Ciudad de la Educación, saltó con una fogosidad absoluta. Desde el minuto uno se jugó cada balón como si fuera el último. Y lo complementó con su habitual orden y un atrevimiento que casi sorprende al cuadro de Kasper Hjulmand.



Lo mejor para la escuadra nórdica fue la presencia de Christian Eriksen. Después de dar el susto en la última Eurocopa en el Parken de Copenhague al desvanecerse por un problema cardíaco, el actual jugador del Manchester United regresó a un gran torneo. Ya cuenta en su historial con tres participaciones mundialistas.

Lee también: México y Polonia pactaron sin goles en su debut en Qatar

No fue su mejor partido, como tampoco lo fue el de Dinamarca en conjunto, que además sufrió poco antes del descanso la lesión del sevillista Thomas Delaney en la rodilla derecha. Aun así, pudo hasta haber desnivelado el encuentro en el segundo periodo de no haber sido por la mano salvadora del meta Aymen Dahmen.

La salida del campo de Delaney le permitió centrar algo más la posición. Dinamarca, que apenas había podido proyectarse en ataque en algunas intentonas de Andreas Skov Olsen, mejoró en cuanto a posesión e intención ofensiva, pero no le dio ante un rival que tenía la lección muy bien aprendida.

Túnez no es solo pundonor y fogosidad. También sabe manejar el balón con solvencia. Su cóctel estuvo a punto de darle el fruto de la victoria. Firme atrás con tres centrales, dos laterales profundos, un mediocampo que atesoró lucha y control, y un ataque comandado por Issa Jebali, que juega precisamente en Dinamarca (en el Odense), fue un auténtico hueso para los hombres de Hjulmand.

El entrenador nórdico tardó algo más de una hora en mover piezas -al margen del obligado cambio de Delaney-. Dio entrada de una tacada a Jesper Lindstrom, Mathias Jensen y Andreas Cornelius, que reemplazó al delantero del Sevilla, Kasper Dolberg, al que apenas le llegó un balón y no lo pudo rematar bien de cabeza.

Lee también: Francia comenzó la defensa del título con una goleada a Australia

Lógicamente el ritmo de presión de Túnez amainó con el paso del tiempo. Su acoso perdió la efectividad de la primera hora y Dinamarca lo aprovechó para pasar a mandar ahora con más posesión y hasta peligro. Rozó el gol en el disparo de Eriksen y en una ocasión clamorosa en la que el barcelonista Andreas Christensen remató de cabeza un saque de esquina y Cornelius, a menos de un metro de portería, envió el esférico al palo.

Lee también: Arabia Saudita da el bombazo ante Argentina

En esa acción tuvo la victoria Dinamarca como en la primera parte la había tenido Jebali para Túnez, que ofreció una magnífica presentación en Qatar 2022 y dio continuidad a la rebelión de los modestos iniciada por Arabia Saudí ante Argentina horas antes en Lusail.



Dinamarca está obligada a mejorar notablemente si quiere mantener su condición de aspirante a llegar lejos, como hizo en la Eurocopa 2020. En el estadio Ciudad de la Educación distó mucho del cuadro ambicioso y atractivo de los últimos tiempos. Aun así puede aún corroborarlo ante Francia y Australia.

Soñó Dinamarca por unos segundos en la prolongación con tener un penalti a favor, pero el colegiado mexicano acudió al video y consideró que la mano de un zaguero tunecino fue involuntaria y no era merecedora de señalar como pena máxima.

Ficha técnica:

0 – Dinamarca: Kasper Schmeichel, Joachim Andersen, Kjaer (Mathias Jensen, m.65), Christensen, Kristensen, Delaney (Damsgaard, m.46+), Hojbjerg, Eriksen, Maehle, Skov Olsen (Lindstrom, m.65) y Dolberg (Cornelius, m.65).

0 – Túnez: Dahmen, Talbi, Meriah, Bronn, Drager (Kechrida, m.88), Skhiri, Laidouni (Ferjani, m.88), Abdi, Slimane (Sliti, m.67), Msakni (Hannibal Mejbri, m.80) y Jebali (Khenissi, m.80).

Árbitro: César Arturo Ramos (MEX). Amonestó a Kristensen (m.24), Jensen (m.78) y Khenissi (m.86).

Incidencias: Partido de la primera jornada del grupo D disputado en el estadio Ciudad de la Educación.

Arabia Saudita da el bombazo ante Argentina

Santiago Aparicio, EFE (Doha).- Una de las tardes más negras de los tiempos recientes de Argentina acompañó la puesta en escena de la albiceleste en Qatar 2022, sonrojada por Arabia Saudi para complicar el panorama mundialista de la selección de Lionel Scaloni que suspira con pasión por levantar por tercera vez la copa de Campeón.

El recorrido en la última oportunidad de Leo Messi por salir con el trofeo mundialista bajo el brazo se oscurece. Lusail será un lugar de pesadilla para el argentino que en cinco minutos, los que tardó Arabia en remontar, se despojó de toda la ilusión con la que desembarcó en Doha.



No es un revés definitivo pero sí complica el trazado y reduce notablemente el margen de error del campeón del mundo en 1978 y 1986, que no puede fallar ni contra México ni frente a Polonia, sus próximos adversarios.

Nadie pensaba que el final del impecable recorrido del conjunto de Lionel Scaloni con treinta y seis partidos sin perder, al borde del récord de Italia, sin encajar gol alguno en los cinco últimos, se iba a estancar ante un equipo como Arabia que obtuvo un triunfo histórico y provocó una convulsión en Messi y compañía.

Datos del partido: Argentina vs Arabia Saudita

No tenía un comienzo tan malo Argentina en un mundial desde que perdió con camerún en Italia 1990. Seis victorias y una sola derrota alentaban la puesta en escena de la albiceleste que afrontó su llegada a Doha plagado de esperanza. Un momento por el que han aguardado cuatro años. El último baile de Messi.

Mal día para conmemorar la quinta presencia mundialista de la estrella argentina que elevó su cifra de goles, a siete pero que no fue suficiente para evitar el desastre de su selección en Catar.

Lee también: México y Polonia pactaron sin goles en su debut en Qatar

No fueron suficientes unos cuantos destellos en la primera parte para sacar adelante la puesta en escena en Qatar 2022. No fue capaz de marcar en juego Argentina que solo batió la meta asiática desde los once metros.

Y eso que el compromiso del estreno era ideal para Argentina, una selección que arrastra una gran dependencia sobre un seguidor obsesionado con el triunfo en una Copa del Mundo que corone, sin discusión, a su ídolo, Leo Messi.

Lee también: Gales empató sobre la hora ante Estados Unidos con tanto de penal de Bale

No le hace falta al astro el respaldo de esta Copa. Es adorado por donde quiera que va. Especialmente en Oriente, donde el fútbol es más de ídolos que de equipos, de iconos que de clubes. Fue evidente desde minutos antes del arranque. Cuando saltó a calentar Argentina, en cada balón que tocaba. El interior del estadio de Lusail rugía. No solo por el fan albiceleste, numeroso, sino también por el local.

Pero fracasó el equipo de Scaloni que apostó finalmente por Alejandro ‘Papu’ Gómez en el mediocampo. En la vacante que dejó Giovani Lo Celso, lesionado. Ganó la partida el jugador del Sevilla a Alexis Mac Allister que estaba en todas las apuestas. También fue algo inesperada la inclusión en el lateral izquierdo de Nicolás Tagliafico. Daba la sensación de que el lugar era para Marcos Acuña.

Lee también: Francia comenzó la defensa del título con una goleada a Australia

Salió desbocado el once de Scaloni que intimidó a Arabia Saudí un equipo menor, resignado al principio, que se despojó de la tensión en cuanto se vio con el marcador en contra, a los diez minutos, por un penalti insospechado que detectó el VAR. Un agarrón de Saud Abdulhamid sobre Leandro Paredes que había pasado desapercibido.

Lee también: Dinamarca y Túnez no pasan de la igualdad

Lo transformó Messi que había tenido una ocasión muy clara al minuto de juego. Desde dentro del área pequeña, un tiro que resolvió con una buena mano el meta Mohammed Khali Al-Owais.

Se desperezó Arabia en su sexta presencia mundialista, la segunda seguida. Se estiró un poco, enredó a la zaga sudamericana pero se desinflaba en los metros finales, donde carecía de soluciones. Mantuvo el tipo porque enmarañó el ataque argentino, una y otra vez, ahogado en el fuera de juego que el equipo de Herve Renard tenía bien trabajado.

En ocho minutos llevó a la red tres balones. Uno de Messi y dos de Lautaro Martínez; ilegales y detectados por el VAR que no contaron.

Pero después se agitó todo. El encuentro entró en ebullición. Arabia no había dado síntomas de peligro pero los dio después, en un abrir y cerrar de ojos. Primero, en un buen centro de Firas Al Buraikan sobre Saleh Al Shehri que superó a Romero y cruzó la pelota lejos de Emiliano Martínez. Seis minutos después, en un golazo de Salem Al Dawsrai, que en el pico del área dejó en evidencia a cuatro defensas y se inventó un tiro a la escuadra que alcanzó la red.



Se convirtió en un muro el portero árabe que desbarató cualquier intento de Argentina que buscó con insistencia a Ángel Di María pero sus centros, con su marcador rebasado, no encontraban un destino correcto para evitar el fracaso.

Se queda sin margen de error Argentina en el Mundial. Espera a México y después a Polonia con necesidad de ganar para prolongar el sueño de todo un pueblo.

Ficha técnica:

1 – Argentina: Emiliano Martínez; Nahuel Molina, Nicolás Otamendi, Sergio Romero (Lisandro Martínez, m.58), Nicolás Tagliafico (Marcos Acuña, m.70); Leandro Paredes (Enzo Fernández, m.58), Rodrigo De Paul, Papu Gómez (Julián Álvarez, m.58); Messi, Ángel Di María, Lautaro Martínez.

2 – Arabia Saudí: Mohammed Khali Al-Owais; Saud Abdulhamid, Hasan Al-Tambakti, Ali Al-Bulaihi, Yasir Al-Shahrani; Abdulealh Almalki (Abdulelah Al Amri, m.88) , Mohamed Kanno, Salman Al-Faraj (Hattan Bahebri, m.45+3) ; Salem Al-Dawsari, Feras Al-Buraikan (Haitham Asiri, m.88), Saleh Al-Shehri (Sultan Al Ghannam, m.78).

Goles: 1-0, m.10: Messi, de penalti. 1-1, m.48: Saleh Al Shehri; 1-2, m.53: Salem Al Dawsari

Árbitro: Slavko Vincic (Esloveno). Mostró tarjeta amarilla a Abdulealh Almalki, Ali Al Bulaihi, Salem AlDawsari, Saud Abdulhamid y awaf Al Abed .

Incidencias: encuentro de la primera jornada del Grupo C del Mundial de Qatar 2022 disputado en el estadio Lusail ante 88.012 espectadores según la organización.

Foto: FIFA

Gales empató sobre la hora ante Estados Unidos con tanto de penal de Bale

EFE.- Gareth Bale, uno de los grandes jugadores de la historia del fútbol, debutó, a los 33 años, con gol, en su primer Mundial, el de Qatar 2022. Un tanto que sólo le sirvió, no obstante, para que Galés empatase (1-1) con Estados Unidos, que dominó la primera mitad y acabó dominado por los británicos en la segunda parte de un partido entretenido.

Bale, que tras abandonar el Real Madrid, acaba de ganar la Major League Soccer (MLS), la liga profesional norteamericana, con el Los Ángeles FC -para mayor alegría del mítico Magic Johnson, leyenda de la NBA y uno de los propietarios del mismo- marcó de penalti en el minuto 82 e igualó de esa manera el tanto estadounidense que había logrado a falta de diez minutos para el descanso Tim Weah, el hijo de George Weah, que ganó para Liberia el Balón de Oro de 1985.



Llevaba 64 años Gales sin participar en un Mundial, desde el de 1958, en Suecia; y este lunes se estrenó, en su segunda comparecencia, la primera del ‘expreso de Cardiff’ -ganador de cinco Ligas de Campeones con el Real Madrid-, con un empate ante los Estados Unidos. Con los que pasa a ocupar el segundo puesto del grupo B, que lidera Inglaterra; tras arrasar horas antes (6-2) a Irán.

Lee también: Inglaterra pasa la aplanadora frente a Irán

No pocos aficionados se sorprenderían al descubrir que Estados Unidos, donde el ‘soccer’ está dando el definitivo acelerón a un proyecto que se ideó en los 70 -con el Cosmos de Pelé y Beckenbauer- y que empezó a cobrar forma a principios de siglo, no sólo jugó las semifinales, sino que acabó tercera, en el primer Mundial de la historia, en 1930 y en Uruguay.

Era de aquella un deporte muy popular, jugado mayormente por el entonces muy creciente número de inmigrantes que poblaban el país. Pero llegó la televisión, el béisbol se convirtió en el deporte televisivo y, con ello, en fenómeno de masas. Y el fútbol no tardó en esfumarse en Estados Unidos.

Lee también: Países Bajos se impone en el cierre a Senegal

Gregg Berhalter -que jugó hace 20 años el Mundial de Corea y Japón- quiere recuperar aquellas viejas historias, convertir al ‘Team US’ en una potencia del balompié. Le quiere imprimir un espíritu ganador, después de haber estado ausente hace cuatro años, en Rusia; y de haber logrado el pase a Catar tras acabar tercera el octogonal de la CONCACAF. Pero aún tiene trabajo por delante.

Empezó por cambiar al capitán para el debut en Catar. Y fue Tyler Adams (Leeds United), de 23 años, el que lució el brazalete, en vez de un histórico como Christian Pulisic -con 53, el segundo con más internacionalidades de los estadounidenses y que mantiene, no obstante, el estatus del ’10’-, que jugó en la delantera junto a Sargent y a Tim Weah, el hijo del actual presidente de Liberia.



Berhalter, que había declarado que en un buen día su equipo podía ganar a cualquiera, alineó de salida a dos conocidos de la afición española, el exbarcelonista Dest (ahora en el Inter de Milán), en la defensa, en la que formó Zimmerman, único en el once inicial del US Team que juega en la MLS-; y al valencianista Musah, en el centro del campo. Brillantes ambos, el zaguero por la derecha y el mediocampista por la izquierda.

Fueron los norteamericanos los que tomaron la iniciativa, casi siempre por el flanco derecho; y en el noveno minuto ya advirtieron en una doble ocasión: un centro por la derecha de Weah no se convirtió en un autogol de Rodon -que despejó mal- gracias a la buena reacción de Hennesey; antes de que el rechace acabase en los pies de Robinson, que puso el balón desde la izquierda para que el cabezazo de Sargent saliese rozando el poste.

Gales parecía no sentirse incómodo con la iniciativa tomada por parte los norteamericanos, que en prácticamente dos minutos vieron recibieron sendas tarjetas amarillas McKennie y Dest, el primero de ellos en verla y que lo intentó de lejos en el minuto 28.

Pero fue en el minuto 36 cuando se movió por primera vez el marcador, gracias un gran gol en una rápida jugada entre Pulisic y Tim Weah, que recogió el pase al hueco del delantero del Chelsea y sobre la marcha cruzó con el exterior del empeine un balón que dio ventaja a los estadounidenses. El equipo de Rob Page reaccionó tarde y sólo igualó en tarjetas, las que vieron su estrella y Mepham, en los últimos minutos del primer acto.

Page dio entrada a Kieffer Moore por Daniel James y, después de una salida en tromba de los americanos, Gales fue ganando poco a poco posición sobre el terreno de juego hasta hacerse dueña de la segunda parte. Estuvo a punto de empatar en sendos cabezazos seguidos: el primero de Ben Davies, que salvó, en una gran intervención, Hennessey; y acto seguido, de Moore (m.65).



Por momentos, Estados Unidos se vio contra las cuerdas. Así que efectuó un cambio triple. Se fueron Dest, Sargent y Musa y entraron Yedlin -único de su equipo que también jugó el Mundial de Brasil’14 y el que mas partidos cuenta (76)-, Acosta y Wright.

No arregló mucho, porque Gales no desistió en su empeño. Y un claro penalti de Zimmerman sobre Bale lo materializó el astro de Cardiff para, empatar, con contundencia, el partido. Para mayor delirio de los aficionados de su país que poblaban el fondo en el que marcó.

Moore, de un taconazo brillante al hueco, habilitó a Johnson, que pudo haber sentenciado el partido en favor de Gales, pero los galeses se conformaron con festejar con su ídolo, que en su partido 109 con su selección elevó a 42 su número de goles.

Ecuador rompe este récord con victoria en el juego inaugural

Ecuador gana de la mano de Enner Valencia / Foto: Twitter

Redacción TC (Caracas).- Ecuador superó con solvencia al local Qatar por marcador de dos goles a cero en el Estadio Al Bayt, a las afueras de Doha. Ante 67.372 expectadores, la selección de la mitad del mundo se impuso con par de goles del delantero Enner Valencia. Que pudieron ser tres, si no hubiera aparecido el VAR de forma polémica para revertir el primer gol de los ecuatorianos en apenas tres minutos de juego.



No obstante, el principal del compromiso, el italiano Daniele Orsato sentenció fuera de juego y se revirtió el marcador. Pero Ecuador volvería a conseguir la oportunidad y esta vez no hubo VAR que valga. Enner Valencia recibió un balón filtrado y en el área regateó al portero qatarí Al Sheeb. Este, al no poder arrebatarle el balón a Valencia lo golpeó en la pantorilla, provocando una pena máxima. El mismo ecuatoriano la cobró con solvencia para adelantar al equipo dirigido por Gustavo Alfaro.

Lee también: Estos son los ocho estadios que albergarán la Copa del Mundo

Luego del primer gol, Ecuador mantuvo su férreo dominio y de cabeza luego de un cruce desde la derecha, Enner Valencia volvió a aparecer para poner el segundo tanto a la cuenta del equipo sudamericano. Y asi terminó la primera mitad, con tan solo un remate al arco para la selección de Qatar. Ya en el complemento, fue un trámite para la Tri, que dominó a placer las acciones y solo tuvo que presionar ante la débil reacción árabe.

Con esta victoria, Ecuador se convierte en el primer equipo que derrota a un anfitrión en un juego inaugural en la Copa del Mundo. Además, es la primera vez que un árbitro pita un penal en contra del local en un juego de apertura y la primera ocasión que el primer gol de un Mundial se hace efectivo a través de la pena máxima. Esto según los datos de Mister Chip. 

Con este resultado, Ecuador se poner como líder del grupo A con tres puntos. En la segunda fecha, los sudamercanos se enfrentarán a Senegal mientras que Qatar se medirá a Países Bajos.

Foto: AFP

Este es el club de los jugadores que han estado presentes en cinco Mundiales

Tony Cittadino (Madrid).- El Mundial de Qatar 2022 será la oportunidad para que cuatro jugadores se sumen al selecto club de los futbolsitas que han tenido presencia en cinco Copas del Mundo. Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Guillermo “Memo” Ochoa y Andrés Guardado, se unirán a Antonio Carbajal, Rafael Márquez, Lothar Mattahüs y Gianluigi Buffon, en un grupo de ocho jugadores de los cuales, cuatro son mexicanos. Además hay dos campeones del mundo.

Aprovechamos la ocasión para repasar el perfil de cada jugador y las Copas del Mundo a las que asistieron.

Lee también: Conoce a las 15 mascotas que le han dado color al Mundial

Antonio Carbajal (México)

El portero mexicano disputó 11 partidos, entre las ediciones de 1950, 1954, 1958, 1962 y 1966. En todos, no superó la primera fase y disputó 48 partidos en su carrera como internacional.

Lothar Mattahüs (Alemania)

El capitán que llevó a Alemania al campeonato en Italia 90, disputó 25 duelos y marcó seis goles en el Mundial, jugando tres finales consecutivas. Estuvo presente en 1982 (subcampeón), 1986 (subcampeón), 1990 (campeón), 1994 (cuartos de final) y 1998 (cuartos de final).

En total, con la selección teutona jugó 150 partidos y anotó 23 tantos. Tiene el récord de partidos jugados con 25.

Gianluigi Buffon (Italia)

El emblemático portero italiano, debutó con la selección en el repechaje ante Rusia rumbo a Francia 1998. Fue el 29 de octubre de 1997 en Moscú y la Azzurra empató a un gol en la ida. Había entrado en el minuto 31, pues Gianluca Pagliuca se había lesionado.

Estuvo en cinco Mundiales, aunque participó en cuatro, porque en 1998 fue suplente. En esa Copa, Italia perdió por penales en cuartos de final. Gigi fue titular en 2002, cayendo en octavos ante Corea del Sur, en un partido polémico que terminó con Gol de Oro.

Lee también: Línea de tiempo del Mundial: así evolucionó el mayor torneo de selecciones del mundo 

Fue campeón en 2006, mientras que en Sudáfrica 2010 jugó medio tiempo del primer juego al lesionarse de la espalda ante Paraguay. En esa Copa, los transalpinos salieron en fase de grupos al perder en el último duelo ante Eslovaquia.

Cuatro años más tarde, dijo presente en Brasil. Sin embargo, perdieron ante Uruguay en el tercer encuentro de la fase de grupos por la mínima diferencia, quedando eliminados.



Buffon pudo haber sido el primero con presencia en seis Mundiales, pero Italia quedó eliminada en el repechaje ante Suecia, rumbo a la Copa del Mundo 2018.

En total, jugó 14 duelos en Mundiales y 176 con la selección, siendo el líder histórico del departamento.

Rafael Márquez (México)

Uno de los defensas históricos de la selección mexicana. Participó en cinco Copas del Mundo, entre 2002-2018 y, en todas, quedó eliminado en los octavos de final. Participó en 19 encuentros y anotó tres goles. En su carrera, finalizó con 148 encuentros y 15 tantos con la selección nacional.

Los que se suman

Cristiano Ronaldo (Portugal)

El portugués estará en su quinto Mundial. Su mejor participación fue la semifinal de la Copa en 2006, cuando cayeron ante Francia. Luego perdieron el duelo por el cuarto puesto ante Alemania.

En su primera Copa, debutó ante Angola en el primer partido de la fase de grupos. Jugó 60 minutos en la victoria lusitana de 1-0. Su primer gol lo anotó el 17 de junio de 2006 y fue de penal. Marcó en el minuto 80, para sentenciar la victoria de 2-0 ante Irán.

Lee también: Así son todos los logos de las 22 Copas del Mundo de la FIFA

En total, disputó seis duelos, todos como titular y marcó  un gol.

En 2010 fue eliminado en octavos, al caer por la mínima ante España y en ese torneo, marcó un gol ante Corea del Norte. Estuvo presente en cuatro encuentros, todos como capitán y titular. Anotó un tanto.

En 2014 se despidió en la primera fase, pero marcó una diana en la victoria ante Ghana de 2-1. En total, participó en los tres encuentros y marcó un gol.



En 2018, jugó cuatro partidos con cuatro tantos anotados, tres de los cuales fueron en el primer duelo ante España que finalizó 3-3 y en el que marcó un golazo de tiro libre. La otra diana, fue para darle la victoria a Portugal por la mínima diferencia contra Marruecos.

Fue eliminado en octavos de final, al caer ante Uruguay 2-1

En total, suma 7 goles en 17 partidos y 117 dianas en 191 duelos como internacional con la selección lusa.

Lionel Messi (Argentina)

El argentino debutó en 2006. En ese torneo, jugó tres partidos (uno como titular) y terminó con un gol. Su estreno fue en la goleada ante Serbia de 6-0, anotando el último gol al minuto 88. Entró al minuto 76 con el dorsal 19. Asistió a Hernán Crespo para el 4-0 al 78 y luego marcó a dos minutos para el final. En ese torneo, Argentina cayó ante Alemania en penales en los cuartos de final.

En 2010, fue dirigido por Diego Armando Maradona. Jugó cinco partidos, todos como titular. Fue capitán en uno solo y no anotó. La Albiceleste volvió a caer ante Alemania en cuartos de final, pero ahora 4-0.

Lee también: Los balones Adidas del Mundial: una exitosa alianza que data desde 1970

Su mejor exhibición fue en Brasil 2014, quedando muy cerca de ganar la Copa del Mundo. Perdió la final ante Alemania. Disputó los siete duelos y anotó cuatro dianas.

Anotó en el duelo inaugural al 65, en la victoria de 2-1 ante Bosnia y Herzegovina y luego en el primer minuto de descuento, para vencer por la mínima diferencia a Irán. En el tercer duelo de la fase de grupos, marcó un doblete en la victoria ante Nigeria de 3-2 al minuto 3 y 45+2.



En 2018, jugó cuatro partidos y terminó con un gol. El único tanto, fue en el tercer partido de la fase de grupos, también ante Nigeria. Se impusieron 2-1, pero fueron eliminados por Francia al caer 4-3 en octavos de final.

De disputar todos los duelos en Qatar, podría superar el récord de Matthaus y quedar con 26.

Guillermo “Memo” Ochoa (México)

Considerado uno de los mejores porteros mexicanos de la historia, estará en su quinto Mundial. Entre 2006-2018 siempre llegó hasta los octavos de final. Fue suplemente en los dos primeros torneos.

En tanto, fue titular en Brasil 2014 y Rusia 2014, eventos en los que los aztecas cayeron octavos ante Holanda 2-1 y Brasil 2-0. Acumula 130 presencias con la selección.

Andrés Guardado (México)

El mediocampista y capitán mexicano también estuvo de 2006 a 2018 hasta octavos de final. Acumula 12 juegos y 1 gol en Mundiales, mientras que como internacional suma 177 cotejos y 28 dianas.

Lee también: Estos son los ocho estadios que albergarán la Copa del Mundo

Debutó con 20 años en 2006, bajo la dirección técnica de Ricardo La Volpe. Disputó un solo duelo, frente a Argentina. 9En 2010 estuvo presente en 3 choques y en 2014 en cuatro duelos, con 1 solo gol anotado. Fue en la fase de grupos, en el tercer partido frente a Croacia en la fracción 75.

Los balones Adidas del Mundial: una exitosa alianza que data desde 1970

Tony Cittadino (Madrid).- Los diseños clásicos, la moda, la tradición y la tecnología, han sido testigos de los balones oficiales fabricados por Adidas para cada Mundial de Fútbol. Una historia que se remonta al clásico Telstar Durlast en México 70, que plasmó las bases para interpretarlos bocetos cada cuatro años.

Los clásicos diseños blanco y negro en los pentágonos, fueron cambiando a triángulos curvos y luego a balones de colores, integrados con la última tecnología.

Lee también: Conoce a las 15 mascotas que le han dado color al Mundial

El Al Rihla es la última entrega y la décimo cuarta de la firma alemana, que tiene contrato hasta 2030 con la FIFA y  que estará presente en el Mundial de Qatar.

Así fueron evolucionando los balones oficiales del Mundial con el paso del tiempo.


Telstar Durlast (México 1970)

Fue el primer balón de la marca Adidas y el que rompió con la tradición de que el país anfitrión fabricaba su balón. También fue el primero en tener un nombre propio relacionado a una Copa del Mundo.

Estaba compuesto de cuero y con 32 pentágonos poligonales blancos y negros cosidos a mano. Tenía las letras negras y el color estaba inspirado en ayudar a la visibilidad en las transmisiones de televisión. Fue el pionero de los balones clásicos en los Mundiales.

Lee también: Línea de tiempo del Mundial: así evolucionó el mayor torneo de selecciones del mundo

Con este balón, el Brasil de Pelé logró el tricampeonato al vencer a Italia cuatro por dos en el estadio Azteca.

Telstar Durlast (Alemania 1974)

Dado el éxito y la receptividad de 1970, Adidas apostó a un diseño muy similar para el Mundial que estrenó el trofeo que se mantiene hasta nuestros días.

Alemania  de Franz Beckenbauer celebró en casa al superar a la Holanda de Johan Cruyff.

Telstar Durlast (Argentina 1978)

El tercer balón en las Copas del Mundo vino con un diseño renovado, que sirvió de base para los seis torneos siguientes.  Ahora contaba con triángulos de borde curvo, que llevó a la Argentina de Mario Kempes a titularse en casa y en tiempo extra ante Holanda.

Tango España (España 1982)

Mismo diseño con el del torneo pasado, pero esta vez fue confeccionado con cuero y poliuretano, lo que permitió que fuera impermeable.


Con este balón Paolo Rossi le marcó un triplete a Brasil y condujo a Italia al tricampeonato, tras vencer en la final a Alemania.

Azteca (México 1986)

Para la cita mexicana se mantuvo el diseño, pero en los triángulos curvos se insertaron diseños. Fue el primer esférico en ser sintético en su totalidad, lo que ayudo a la  absorción de agua.

Lee también: Así son todos los logos de las 22 Copas del Mundo de la FIFA

Este modelo fue testigo de la Mano de Dios y el Gol del Siglo, anotados por Diego Armando Maradona. El 10 argentino llevó a la Albiceleste a su segundo título, tras superar a Alemania.

Etrusco Único (Italia 1990)

Uno de los balones más icónicos y clásicos. No podía ser otro por la moda y la cultura italiana, que incluyó un león etrusco dentro de los rectángulos curvos.

Las noches mágicas italianas vieron a Alemania tomar revancha sobre Argentina y titularse en Roma.

Questra (Estados Unidos 1994)

El primer Mundial en suelo americano tuvo un balón realizado con espuma blanca de polietileno compacto por fuera. También contaba con mallas de estabilidad, espuma de polietileno y mallas de fibra trenzadas.


El Questra voló por los aires en el Rose Bowl de Pasadena, luego de que Roberto Baggio fallara su disparo desde el punta penal y diera a Brasil de Dunga, Romario, Bebeto y compañía, el tetracampeonato.

Tricolore (Francia 1998)

Francia 98 tenía que contar con un balón diferente y así fue, pues  estrenaron el primer balón de colores.

Los rectángulos curvos negros fueron sustituidos por azules, que incluían además los colores de la bandera de Francia.

Lee también: Este es el club de los jugadores que han estado presentes en cinco Mundiales

La tecnología fue más allá. Contaba con micro-burbujas llenas de gas, cerradas y resistentes. Era similar al Questra, porque tenía mallas de estabilidad, espuma de polietileno y mallas de fibra trenzadas.

Zinedine Zidane y Didiers Deschamps levantaron su primera Copa al Mundo, tras golear al mítico Brasil de Ronaldo en la final.

Fevernova (Corea y Japón 2002)

El primer mundial del Siglo XXI y el primero con sede compartida, tuvo un balón histórico. El diseño fue cambiado por completo. Llevaba los colores dorados y rojo, con tres capas tejidas que le dieron una trayectoria de vuelo más precisa.

Ronaldo se quitó la espina y con un doblete ante Alemania, consagró a Brasil como campeón por quinta vez en la historia.

Teamgeist (Alemania 2006)

El Teamgeist, que tiene como significado espíritu de equipo en alemán, volvió a la tradición de los colores negro y blanco. Sin embargo, para la final se usó uno completamente dorado.

Era un balón totalmente permeable, pues contaba con 14 paneles fabricados de poliuretano sintético conocido como impranil. Los paneles fueron soldados al calor y no cocidos.

Lee también: Estos son los ocho estadios que albergarán la Copa del Mundo

Cada juego tenía su balón personalizado, con los nombres de las selecciones, la fecha del partido, el nombre del estadio, la ciudad y la instancia del campeonato que se estaba disputando.


Fue un balón más estable y suave que los anteriores y fue el protagonista del tetracampeonato italiano. La Azzurra venció a Francia en la final.

Jabulani (Sudáfrica 2010)

Fue uno de los balones más criticados por los jugadores, debido a la inestabilidad y el movimiento en el aire. Podía alcanzar una velocidad cercana a los 80 kilómetros por hora.

Contaba con cuatro paneles grandes y cuatro pequeños y como parte de la tecnología, tenía textura de bolas muy pequeñas, que permitía un mejor agarre en el zapato del jugador o el guante del portero.

El esférico también contó con un diseño personalizado por partido y una edición especial para la final, que fue ganada por primera vez por España. El mítico gol de Andrés Iniesta en la prórroga, sirvió para doblegar a una corajuda Holanda.

Brazuca (Brasil 2014)

El regreso del Mundial a Brasil por primera vez desde 1950, tenía que estar lleno de color y así lo plasmó Adidas. De fondo blanco y con colores negro, azul, naranja y verde, ha sido uno de los balones más pintorescos.

Tenía seis paneles de poliestireno, dos menos que el Jabilani y 26 menos que un balón tradicional, que permitían darle un peso ligero y mayor estabilidad. Era eficaz en la lluvia contó con látex en su fabricación y fue testeado por la Nasa, que resaltó que las costuras eran más profundas y ayudaba a la aerodinámica.

Las pruebas determinaron que era un balón más fácil de controlar y viajaba casi a la mitad de velocidad menos que el modelo anterior, con un promedio de 48 kilómetros por hora.

El Brazuca fue testigo del histórico 7-1 de Alemania a Brasil y de la victoria de los teutones en la final frente a la Argentina de Messi, que les inmortalizó con el cuatro título de la historia. En esta ocasión, también se fabricó un balón especial para la final.

Telstar (Rusia 2018)

Inspirado en el nombre y el diseño del mítico Telstar de 1970, fue fabricado con los colores azul, negro y gris.

Tenía seis paneles blancos y negros contra y un chip incorporado con tecnología NFC (Near Field Communication),  que les permitía a los usuarios interactuar. Todo esto a través de un teléfono inteligente, que le proporcionaba a los aficionados diferentes datos relacionados al juego como la dirección del balón o el ángulo.


La final del Mundial también contó con un modelo especial, con el que Francia logró el bicampeonato al superar a Croacia.

Al Rihla (Qatar 2022)

El nombre Al Rihla significa el viaje y su diseño y colores están inspirados en las velas de un dhow. Los paneles Speedshell sin costuras, combinan texturas y grabados en forma de diamante que añaden efecto y precisión a tus disparos. Sus coloridos estampados lucen un acabado brillante.

La cubierta es fabricada de 70% poliuretano, 20% poliéster reciclado y 10% viscosa. Tiene cámara de caucho y un diseño sin costuras térmicamente sellado. Lleva el sello FIFA Quality Pro y el  logotipo de la Copa Mundial de la FIFA estampado.


La base es de color blanco, con triángulos de colores fusionados entre el azul, rojo y amarillo.