La Liga: Kylian Mbappé jugará con el Real Madrid por los próximos cinco años

Tony Cittadino (Madrid).- Finalmente, la novela tuvo un final feliz. Este lunes el Real Madrid anunció que Kylian Mbappé será un jugador del club por las próximas cinco temporadas, poniendo fin a años de especulaciones sobre la contratación del jugador francés.

El Madrid, que el pasado sábado alcanzó la décimo quinta Liga de Campeones de su historia, informó la noticia con un comunicado en sus redes sociales a las 7:30 de la noche en España.

“El Real Madrid C. F. y Kylian Mbappé han alcanzado un acuerdo por el que será jugador del Real Madrid las próximas cinco temporadas”, informaba el texto en la web oficial del club blanco, que por minutos estuvo caída por la gran cantidad de visitas.

Mbappé, que el 10 de mayo había anunciado que no seguiría en el PSG, finalmente se desvinculó de la entidad francesa al no renovar su contrato, a pesar de las presiones del gobierno francés y de los dueños del PSG.

El atacante reaccionó con una publicación en su instagram, en la que subió varias fotos vestido del Madrid e, incluso, una con su ídolo, Cristiano Ronaldo y un texto que mostraba su alegría.

“Un sueño hecho realidad. Muy feliz y orgulloso de formar parte del club de mis sueños Real Madrid. Es imposible explicar lo feliz y emocionado que me siento en este momento. Estoy impaciente por veros, madridistas, y gracias por vuestro increíble apoyo. ¡Hala Madrid!”.

El jugador de 25 años, que llegó al PSG en 2017, disputó un total 308 partidos, anotó 255 goles y realizó 108 asistencias en todas las competiciones. Además, con los parisinos el delantero ganó seis campeonatos locales, cuatro copas de Francia y cuatros Supercopa de Francia.

Se espera que la presentación de Mbappé sea en las próximas semanas, en lo que seguro será un acto a reventar en el renovado estadio Santiago Bernabéu.

De esta forma, el Madrid da el primer golpe de mercado de la temporada y se refuerza con uno de los mejores delanteros del mundo, buscando mantener la hegemonía en la liga española y la Champions League.

La Liga: Xavi Hernández fue despedido como director técnico del Barcelona

Tony Cittadino (Madrid).- La crisis institucional del Barcelona tiene otra página en su reciente historial bajo la gestión de Joan Laporta. Este viernes el club anunció en un comunicado el despido de Xavi Hernández, quien dejará al equipo luego del encuentro del domingo ante el Sevilla.

“El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, ha comunicado este mediodía a Xavi Hernández que no continuará como entrenador del primer equipo en la temporada 2024-25”, reza el comunicado emitido por la entidad azulgrana.

“El encuentro se ha producido en la Ciudad Deportiva Joan Gamper y han estado presentes el vicepresidente deportivo, Rafa Yuste, y el director deportivo, Anderson Luís de Souza, Deco, así como los asistentes de Xavi, Òscar Hernández y Sergio Alegre.

El FC Barcelona quiere agradecer a Xavi su labor como entrenador, que se suma a una carrera inigualable como jugador y capitán del equipo, y le desea toda la suerte del mundo.

Xavi Hernández dirigirá este domingo en Sevilla su último partido como técnico del primer equipo.

En los próximos días, el FC Barcelona informará de la nueva estructura del primer equipo”.

Xavi, que el 27 de enero había anunciado que dejaría el club al final de la temporada, fue ratificado en el cargo en una rueda de prensa el 25 de abril, en la que Laporta hasta se conmovió y lloró. Todo hacía pensar que las aguas se habían calmado o, al menos, eso parecía.

“Os comunicó que Xavi continúa como entrenador del primer equipo. Hizo unas declaraciones en las que se planteaba dejar el equipo, pero ayer me transmitió la ilusión que tiene por seguir en el proyecto y la confianza en el equipo. Tiene ambición para ser más competitivo. Es una buena noticia para el Barcelona. Y si añadimos que la estabilidad es una clave para tener éxito, ya me pasó antes, esto era fundamental. Xavi es de un barcelonismo incontestable. Y cada vez que analizamos una situación y que tenemos un entrenador que siempre piensa lo que es mejor para el Barcelona. Yo lo tenía muy claro que es una gran noticia”, vociferó el mandamás del Barsa en su momento.

Sin embargo, Xavi, que durante toda la temporada tuvo declaraciones polémicas justificando los malos resultados del equipo, por fin dio unas declaraciones sensatas sobre la actualidad y el futuro del club, pero al parecer no cayeron bien a Laporta.

“El socio debe entender que tenemos una situación económica que no tiene nada que ver con la de hace 25 años. No estamos en las mismas condiciones que los otros clubes. Yo lo entiendo y a eso nos vamos a ajustar. Queremos competir por los títulos, pero el Barsa necesita estabilidad y tiempo”, reconocía el estratega.

El técnico dirigirá al club el próximo domingo en su último partido, cerrando una etapa de cuatro temporadas, en las que ganó La Liga en la campaña 2022-2023 y la Supercopa de España 2023. En total, estuvo al frente del Barsa en 142 partidos en todas las competiciones, con balance de 89 victorias, 24 empates y 29 derrotas.

El conjunto azulgrana anunciará al próximo director técnico en las próximas semanas y entre los candidatos están el alemán Hansi Flick o el mexicano y ex jugador del club, Rafa Márquez.

Champions League: Un doblete de Joselu firmó otra remontada épica del Madrid y jugará la final  

Tony Cittadino (Madrid).- El idilio del Real Madrid con la Champions League, no tiene fin. Este miércoles volvió a hacer lo imposible y remontó en los minutos finales, para meterse en la final de Wembley gracias a un doblete de Joselu para derrotar al Bayern Múnich dos goles por uno (y un global de 4-3) en el mítico estadio Santiago Bernabéu.

El equipo español jugará la final 18 de su historia, la segunda en tres años y la sexta de los últimos 10. Será la final 18 de su historia y buscarán su copa número 15.

Desde la campaña 1997-1998 ante la Juventus, ha ganado las ocho finales disputadas (1999-2000, 2001-2002, 2013-2014, 2015-2016, 2016-2017, 2017-2018 y 2021-2022).

“Ha pasado otra vez. Lo que ha pasado muchas veces, que es algo inexplicable, ha pasado otra vez. Una afición que empuja y unos jugadores que creen. Hemos jugado bien, creo que ha sido un partido difícil, pero hemos tenido buen control del partido, no hemos perdido la cabeza cuando nos han marcado y hemos recuperado el partido”, dijo Ancelotti en la rueda de prensa.

El estratega italiano, que estará en su sexta final, agradeció el apoyo del público y de su equipo. “Agradezco a la afición, al club y, sobre todo a los jugadores, que han hecho una temporada que nadie esperaba. Yo tampoco. No esperaba que fuera capaz esta plantilla de hacer lo que ha hecho. Llegar a la final. Lo vamos a pasar muy bien con la afición estos días, celebramos la Liga. Pido la hora para celebrar, para ir a Cibeles. Hay una felicidad que contagia a los jugadores».

En Wembley, le espera el Borussia Dortmund, que disputará la tercera final de su historia y buscará su segundo trofeo.

El Madrid llega con la historia a favor a la final que se realizará el 1 de junio en Londres. Ha ganado las dos finales ante rivales alemanes. Venció al Eintracht Frankfurt con marcador de 7-3, para ganar la quinta Copa de Europa consecutiva en la temporada 1959-1960 y también derrotaron al Bayer Leverkusen dos goles por uno, en la recordada final de zafra 2001-2002 marcada por el gol de Zinedine Zidane.

“Duele. Tardaremos en recuperarnos, pero por un lado es una derrota en la que lo dejamos todo en el campo. Por supuesto, es difícil de aceptar. Forma parte de la realidad. No hay nada que lamentar. Pero por otro, hubo demasiadas lesiones, demasiadas sustituciones, demasiados calambres. Empezamos con cuatro delanteros y al final estaban todos fuera del campo. Y entonces Manu, que había estado excepcional salvándonos toda la noche, cometió un error que no cometería en otros 100 años”, dijo el entrenador del Bayern, Thomas Tuchel, en declaraciones a DAZN.

Milagro blanco

La atmósfera en las afueras del Bernabéu durante la tarde, presagiaba otra noche épica y el pálpito no falló. Luego de una primera parte en la que las cargas estaban niveladas y el partido estaba para cualquiera, a pesar de un balón al palo de Vinicius al 12′, llegó la locura en la etapa complementaria.

El Madrid empezó la segunda parte apretando, con un Vinicius Jr. como el jugador más peligroso por la creación de juego. Rodrygo tuvo una oportunidad clarísima al 65’, pero su remate cruzado se marchó ligeramente alejando del vertical izquierdo. Pero, cuando mejor jugaba el equipo de Carlo Ancelotti, llegó el gol del Bayern apenas tres minutos más tarde.

Harry Kane realizó un cambio de banda espectacular, que fue dominado por Alphonso Davies por la izquierda. El canadiense encaró a la defensa del Madrid, entró al área y con un disparo cruzado fusiló al portero Andriy Lunin.

El Madrid estuvo cerca de empatar al 71’, pero el gol fue anulado por falta previa de Nacho a Joshua Kimmich.

Ancelotti mandó al campo a Joselu por Federico Valverde al minuto 81 y el delantero respondió a la confianza con doblete. Primero, empató las acciones al 88’, desatando la locura en el Bernabéu. Luego, logró el empate en el primer minuto de descuento, en un tanto que fue convalidado por el VAR.

“Esto es el Real Madrid, siempre creemos en nosotros y ha pasado una vez más. Vamos a por la 15. Cuando jugamos en casa sentimos la unión de nuestro equipo y que siempre va a hacer la diferencia”, dijo Vinicius al final del partido a Movistar Liga de Campeones.

Así el Madrid se metió en la final y Ancelotti buscará su quinta Champions, tras ganar dos con el Milan (2003 y 2007) y dos con el Real Madrid (2014 y 2022).

El espectáculo estará garantizado en Wembley, que tendrá una final inédita.

Foto: Prensa UEFA

El Real Madrid es el dueño de LaLiga y se quedó con su título 36

Tony Cittadino (Madrid).- Se dieron las combinaciones y el Real Madrid se consagró campeón del fútbol español por vez número 36. El equipo merengue ganó su juego ante el Cádiz y, a segunda hora, el Barcelona perdió ante el Girona para que matemáticamente se proclamara monarca de LaLiga.

El equipo merengue derrotó como local al Cádiz tres goles por cero, en un repleto y festivo estadio Santiago Bernabéu. Los tantos del Madrid fueron anotados por Brahim Díaz (51′), Jude Bellingham (68′) y Joselu (90’+3′), en un encuentro en el que reapareció luego de nueve meses de baja el portero belga, Thibaut Courtois. En tanto, el capitán Nacho llegó a 250 victorias con el Madrid.

El resultado le permitía al Madrid llegar a 87 y necesitaba que el Barcelona no ganara en su visita al Girona y eso fue lo que pasó. La oncena de Xavi Hernández cayó cuatro goles por dos. Portu sentenció la remontada ante los azulgranas con tantos en los minutos 65 y 74.

De esta forma, el Girona logró su primera clasificación a la Liga de Campeones y el Madrid sumó su liga 36.

Además, el director técnico Carlo Ancelotti alcanzó 12 títulos con la entidad blanca, al coleccionar dos ligas, dos Champions, dos Supercopas España, dos Supercopas Europa, dos Mundiales de Clubes y dos Copas del Rey.

El Madrid no tenía agendada una celebración especial por el título este sábado en la capital española, pues están enfocados en el encuentro del próximo miércoles 8, cuando reciban al Bayern Múnich en la vuelta de la semifinal de la Liga de Campeones.

El equipo español igualó a dos goles en la ida y buscará el pase a la final, que le permita luchar el 1 de junio en Wembley por su corona europea número 15.

Foto: Prensa Real Madrid

Champions: El Real Madrid salió vivo en su visita a Múnich y el pase a la final se decidirá en el Bernabéu  

Tony Cittadino (Madrid).- La Champions League regaló otra noche de emociones y el partido de ida de la primera semifinal no defraudó. Este martes, el Real Madrid salió con vida en su visita a Múnich, tras empatar a dos goles y el pase a la final se decidirá el próximo miércoles 8 en el estadio Santiago Bernabéu.

Un doblete de Vinicius Jr. dejó la eliminatoria abierta, en una noche en la que Leroy Sané y Harry Kane anotaron por el conjunto alemán.

El Allianz Arena de Múnich se vistió de gala para este encuentro, con una fanaticada alemana que tiñó las tribunas de rojo y metió presión desde el primer minuto, destacando un tifo de la curva para el mítico ex capitán del club y campeón del mundo como jugador y técnico de la selección teutona, Franz Beckenbauer.

El Bayern salió a proponer y a atacar, mientras que el Real Madrid repitió el planteamiento de la vuelta de los cuartos de final ante el Manchester City: jugando con calma y paciencia, bien replegados y buscando espacios. Manejando muy bien los tiempos y luchando los balones.

Los dirigidos por Thomas Tuchel gozaron de las mejores oportunidades en los primeros 20 minutos, pero no lograron concretar. El primer aviso llegó apenas a los 6 minutos, cuando el portero ucraniano Andriy Lunin detuvo un remate seco de Kane.

Los teutones tuvieron otras ocasiones con Sané y Jamal Musiala, pero no estuvieron finos de cara al arco.

Sin embargo, el Madrid sí tuvo puntería y su primera oportunidad de peligro la transformó en gol. Toni Kroos sirvió un balón exquisito y en profundidad desde el mediocampo a Vinicius Jr., para que el brasileño le ganara la espalda a los defensas y a la altura del punto penal, rematara con un derechazo sutil en el mano a mano para batir a Manuel Neuer.

El conjunto de Carlo Ancelotti sacaba el máximo provecho, con lo mínimo. Un golazo del brasileño, gracias a una asistencia puesta con como la mano por parte del alemán, quien se llevó medio gol en la jugada y que silenció al fortín del Bayern.

El gol no desencajó a los locales, pero tampoco envalentonó a los visitantes. El guión se mantuvo hasta el pitazo que decretó el fin de la primera parte, con un Bayern que seguía insistiendo ante un Madrid que seguía jugando a la vieja usanza italiana.

Goles y emociones

La segunda parte comenzó con un cambio de parte del Bayern: salió el mediocampista Leon Goretzka y entró el defensa Raphaël Guerreiro, buscando mayor solidez defensiva y desborde por la banda.

El empate del Bayern llegó justo cuando el Madrid comenzaba a verse más cómodo en esta etapa complementaria. Sané se encargó de fusilar a Lunin al minuto 53, para igualar el partido a un gol. El centrocampista se internó en el área por la derecha y con un zurdazo imparable metió en el partido a su equipo.

El Bayern no bajó la intensidad frente al arco del Madrid y Lucas Vázquez cometió penal sobre Musiala. La pena máxima fue transformada por Kane al 57’, con un remate sutil a la derecha de Lunin, que se lanzó al otro lado.

Fue el octavo gol de esta Champions para el atacante inglés, que también suma 43 goles en 43 partidos con el Bayern.

Así el conjunto alemán remontó en cuatro minutos ante los españoles, desatando la locura en el Allianz Arena de Múnich.

El Madrid intentó reaccionar, pero sufría el golpe por los dos goles recibidos. Ancelotti movió el banquillo y en la fracción 75 realizó dos cambios, intentando controlar el mediocampo y generar más juego. El técnico italiano sacó a Jude Bellingham por Luka Modric y a Kroos por Brahim Díaz.

Los españoles comenzaron a generar más presión y al 82’ Kim derribó en el área a Rodrygo, para que el árbitro principal, el francés Clément Turpin, decretara penal. Un minuto más tarde, Vinicius no falló y con un remate a media altura y al medio, empataba el encuentro y le daba vida al Madrid en la eliminatoria.

El encuentro finalizó con la promesa de dejarnos una vuelta vibrante dentro de una semana en Madrid.

El camino a Wembley, continúa.

Foto: Prensa UEFA

Laureus 2024: Fabio Capello aseguró que el jugador más fuerte que dirigió fue van Basten  

Tony Cittadino (Madrid).- Fabio Capello es uno de los entrenadores italianos más exitosos y respetados. Su recorrido por el fútbol italiano y el español y estar al frente de selecciones como Inglaterra y Rusia, le ha permitido sumar una experiencia importante. Pero, aún así, está seguro que el jugador más fuerte que dirigió es el holandés Marco van Basten.

El técnico nacido en San Canzian d’Isonzo, Gorizia, el 18 de junio de 1946, no titubeó al momento de ser preguntado durante un compartir con los medios de comunicación en la terraza del Palacio de Cibeles en Madrid, donde el lunes pasado se realizó la gala de los Premios Laureus 2024.

“Puedo decirte 11”, nos dijo bromeando ante la pregunta de cuál era el jugador más fuerte en dirigir en sus 34 años como estratega. “El jugador más importante y espectacular ha sido van Basten. Pero, creo que también Batistuta y Trezeguet, pero siempre se habla de los delanteros, porque a todos nos gustan los goles”.

Sin embargo, Capello también agregó a la lista a dos históricos defensas del Milan, que tuvo la oportunidad de dirigir entre 1991 y 1996, en su primera etapa con el equipo rossonero.

“Pero siempre hablo también de dos jugadores importantísimos como Baresi y Maldini, porque ganaron títulos importantísimos por la personalidad y por el liderazgo que tenían en el equipo. Es importante tener liderazgo en el vestuario, poque te decían cómo se tenían que hacer las cosas”, explicó el técnico que con el Milan una Liga de Campeones (1993-1994), una Supercopa de Europa (1994), cuatro ligas italianas (1991-1992, 1992-1993, 1993-1994 y 1995-1996) y tres Supercoppa d’ Italia (1992, 1993 y 1994).

“Te voy a contar una cosa. Cuando estaba en los entrenamientos del Milan, llegaban todos juntos. Ninguno se quedaba detrás y todos entrenaban fuertes. Ese era el espíritu de esos jugadores, que habían nacido en la cantera y tenían el espíritu del Milan”, comentó quien también ganó como el club siendo jugador una Serie A (1978-1979) y una Coppa Italia (1976-1977).

Por su parte, Capello cree que la actual generación de la selección italiana está en buenas manos con Luciano Spalletti, pero debe crecer en intensidad de juego.

“No es fácil hablar de la selección italiana. Tenemos un buen entrenador que sabe qué hacer, pero faltan jugadores. Tenemos buen mediocampo, pero hace falta un poco de defensas y delanteros necesito un delantero centro, pero parece que los estamos encontrando. Para estar en la Eurocopa o en partidos internacionales, hay que tener mucha confianza. En este momento, intentamos tenerla, pero por la mitad del partido. Antes o después del descanso”.

Experiencia española

Capello tuvo dos etapas con el Real Madrid en España. La primera, fue en la temporada 1996-1997 y, la segunda, en la 2006-2007. Para entonces, en esta última ocasión, había salido de la Juventus por el escándalo de Calciopoli por el que se le fueron revocados los títulos ganados en las temporadas 2004-2005 y 2005-2006.

En ambas temporadas con el conjunto merengue, logó ganar la liga española y recuerda esa época con gratitud. “Esa última liga la ganamos con el corazón. Faltaban tres o cuatro partidos, no recuerdo. Ya habíamos echado a Ronaldo y le dije a mis jugadores que teníamos los mismos valores del Barsa y que había que jugar todos los partidos como una final”, recordó.

Durante la charla con los medios, recordó que en el último juego de esa temporada en casa ante el Mallorca, tuvo que llamarle la atención al equipo. “Los jugadores internacionales jugaban con un miedo como niños. No sabían tocar. Fallaban todo. En el vestuario, yo normalmente hablaba de pie y ellos sentados, pero esa vez me senté al lado de Roberto Carlos y les dije que le habíamos recuperado nueve puntos al Barsa y que no quería regalar la liga. Que salieran a jugar duro, como en el entrenamiento y ganamos 3-1”.

A propósito de esa anécdota, indicó que en el vestuario hay que saber hablar a los jugadores. “Muchas veces con un regaño, o tranquilo, o diciendo algunas cosas. Esa vez tenía que hablar psicológicamente. Somos fuertes. Hemos hecho un milagro y vamos a ganar el título”, explicó.

Con respecto a los jugadores brasileños, dijo que el único con el que tuvo problemas fue con Ronaldo. “Dirigí a muchos. Cafú, Aldair y estuvo muy bien. Nunca encontré problemas. Encontré problemas con el más grande, el mejor, el más gordo, con Ronaldo. No quería entrenar y no quería bajar de peso”, dijo entre risas.

Foto: Prensa Premios Laureus

 

 

Laureus 2024: Giacomo Agostini, la leyenda que por amor al motociclismo rechazó a la Ferrari

Tony Cittadino (Madrid).- No cualquiera puede darse el gusto, o el privilegio, de rechazar a la Ferrari. Giacomo Agostini, fue uno de ellos. La leyenda del motociclismo mundial tuvo en sus manos la posibilidad de correr en la Fórmula 1 con la escudería italiana, pero su amor por las motos prevaleció a la hora de tomar la decisión y se mantuvo fiel como un caballero.

Agostini nació en Brescia el 16 de junio de 1942 y es el máximo ganador en la historia del motociclismo, con 15 campeonatos. El estelar ex piloto compartió con la prensa en una jornada para los medios de comunicación, organizada por los premios Laureus que se entregaron en Madrid el pasado lunes 22.

“Conocí a Enzo Ferrari, porque tanto en moto, como en Fórmula 1, se corría en Monza. Después de ganar tres o cuatro campeonatos, Enzo me dijo que probara el carro y después que lo hice, me dijo que había uno para mí. No dormí durante tres o cuatro noches pensando, pero luego dije, desde que nací lo mío son las motos y las dos ruedas me han dado mucho y son campeón del mundo. Me han dado alegrías y quise ser fiel, así que cuando hablé con Ferrari le dije que no y me dijo que admiraba mi decisión y que era justo que fuese así”, recordó.

Su pasión por las motos comenzó cuando su padre le regaló una Bianchi Aquilotto 50, para que pudiera a la escuela. Años más tarde, tuvo que engañar a su padre para que le firmara la licencia federativa para conducir, porque consideraba que manejar moto era peligroso. Al momento de hacerlo ante el notario, no se percató que hubo un error de interpretación de bicicleta, en lugar de motocicleta.

Así comenzó a meterse en cuanta pista y torneo fuese posible, con notable éxito. Estuvo activo desde 1964 a bordo de Morini (siendo suplente del corredor británico Mike Hailwood, quien se convirtió en su mentor), hasta a 1977 con Yamaha, teniendo un dominio absoluto, cuando todavía se podía correr en dos categorías. Tiene el récord de 123 victorias (en 223 carreras) logradas con MV Agusta, Yamaha y Suzuki y 15 títulos, cuando todavía se podía correr en dos categorías en simultáneo.

En 350cc ganó siete (1968, 1969, 1970, 1971, 1972, 1973 y 1974) y en 500cc logró ocho (1966, 1967, 1968, 1969, 1970, 1971, 1972 y 1975). Además, ganó todas las carreras en 1968.

“No pensaba en ganar 15 mundiales, porque pensaba en ganar una carrera. Después, dos. Luego, el campeonato italiano. Ganar el campeonato del mundo es importante, pero son todos importantes. El primer campeonato que gané en 1966 en la categoría 500cc en Monza, delante de mi público fue especial, porque vivo allí”, dijo la leyenda italiana.

“Fue una alegría increíble, pero me di cuenta el día después que era campeón del mundo, porque el día de la victoria estaba tan emocionado y tan confundido, que no sabía ni lo que había hecho, ni dónde estaba. Al día siguiente, leyendo el periódico y viendo la televisión en mi casa, fue que me di cuenta que era campeón y fue increíble, porque yo pensaba era en ganar una carrera”.

Pura pasión

Su primera carrera fue en el Gran Premio de las Naciones de 1963, en la categoría 250cc. Su primera victoria llegó dos años más tarde en 1965 en 350cc y, su último triunfo, también fue en Alemania, pero en los 500cc en 1976.

“La emoción de la primera y la última carrera son bellísimas, pero la última es un poco triste, porque sabes que es el final de tu carrera, pero con la primera, sabes que tienes toda una carrera por delante”.

En 1967 tuvo una batalla memorable con Hailwood en una de las temporadas más dramáticas jamás vistas en la historia del Gran Premio. En la prueba de 500cc, la competición se redujo a la última carrera en Canadá después de que los dos intercambiaron victorias durante toda la temporada. Hailwood ganó en Canadá para empatar a puntos con Giacomo. Cada corredor obtuvo cinco victorias, por lo que todo quedó en segundo lugar, con Giacomo llevándose el título con tres segundos frente a dos de Hailwood.

“Al ser campeón del mundo, lo eres de todo el mundo y es un gran placer y una gran satisfacción. Cada título es una gran emoción, sea el primero o el último. Tengo que dar gracias a quien me dio este don de la naturaleza y a quien me dio las motos para ganar, así como los que trabajaron conmigo. Fue una carrera fantástica. También gané 18 campeonatos italianos, 10 tour trophy y estuve en lo más alto del podio 313 veces. Son cosas que te llenan de orgullo y felicidad”.

En 1974, Giacomo sorprendió al mundo de las carreras cuando se pasó a Yamaha. Ese año, además de ganar la prestigiosa Daytona 200, la principal carrera motociclista estadounidense, también ganó su séptimo Campeonato del Mundo de 350 cc, pero lesiones y problemas mecánicos obstaculizaron su desafío en 500 cc. Sin embargo, regresó en 1975 para ganar el Campeonato del Mundo de 500cc por octava vez, su último título mundial.

La última victoria de su carrera llegó en 1976 en Nurburgring, el circuito alemán donde ganó su primer Gran Premio en 1965.

Estuvo en Venezuela

La versatilidad de Agostini y, una vez consagrado en las motos, le llevó también a probar suerte en otras categorías. De 1975 a 1977 corrió en la Fórmula 750, pasando de la moto a los carros. En 1976 estuvo en Venezuela con Yamaha en la categoría 750cc en el Autódromo Internacional de San Carlos. Para entonces, las pruebas recibidas en nuestro país fueron la segunda y la tercera del calendario. Agostini terminó en el primer lugar en una y en el segundo en la otra.

“Tengo un gran recuerdo de cuando fui a Venezuela hace muchos años, con la  escudería de Ippolito. También conocía Johnny Ceccotto, quien después se convirtió en campeón del mundo”, recordó con palabras de agradecimiento.

“Recuerdo sobre todo que fue un recibimiento fantástico. La gente me esperaba y fue un gran placer, un gran honor. Fui tratado como un príncipe”, agregó quien en 1979 continuó en las pistas, pero en la Fórmula 1 Británica y en 1980 se retiró.

“Sé que hay muchos italianos en Venezuela y me gustaría volver otra vez. Sé que la política allí es muy difícil, pero esperemos un día poder volver, antes de que termine mi carrera, añadió.

Dos años más tarde, fue director del equipo Yamaha y guió al neozelandés Graeme Crosby al título. También llevó al estadounidense Eddie Lawson a tres Campeonatos del Mundo de 500cc en 1984, 1986 y 1988.

“Sería una villano si me lamento, porque gané todo. Fui campeón del mundo, gané muchísimo, tuve muchas alegrías y satisfacciones y no puedo pretender más”, reflexionó al ser consultado acerca de si quedó satisfecho con su carrera.

Tras la marcha de Hailwood a Honda, se convirtió en el piloto número uno de MV y respondió ganando su primer Campeonato del Mundo de 500cc en 1966. Este fue el primero de siete títulos consecutivos de 500cc que ganó de 1966 a 1972. También ganó el Campeonato del Mundo de 350cc. y se tituló siete veces entre 1968 y 1974.

Una carrera tan dilatada y exitosa, le llevó a coleccionar centenares de trofeos y accesorios que decidió organizar y sacarle provecho para verlos mejor, conservarlos y que sus fanáticos puedan disfrutarlos. Es por ello, que en su casa tiene un museo con todos sus trofeos y una vez al mes permite el acceso a los fanáticos.

Las visitas se realizan en grupos de ocho, con una reserva previa y, además, se podrá cenar con él. Hay más de 300 objetos que integran una rica colección, que incluye trofeos, cascos, guantes, bragas, medallas y, por supuesto, motos.

Cuestión de gustos

Agostini representa a esa vieja escuela de pilotos, en los que predominaba más el talento nato y las condiciones, antes que la tecnología. Obviamente los avances son necesarios para evolucionar, pero él considera que se ha ido perdiendo la magia.

“Hoy hay tanta tecnología y el mundo ha cambiado. Antes éramos una familia. Compartíamos y comíamos juntos, hacíamos fiestas juntos. El paddock era más unido. Hoy los equipos son más grandes, con mucha más gente. El equipo más grande, tenía siete u ocho mecánicos. Hoy hay entre 25 y 30, así que ya no es tanto una familia y, además, hay mucha tecnología, por lo que prefiero darle más responsabilidad al piloto”.

Considera que el que esté al frente de la moto es quién debe demostrar sus habilidades conduciendo.  “Que sea el piloto el que gane y no la tecnología, no los cauchos y no los frenos. Hoy vemos como un piloto puede ganar o perder por los neumáticos o porque la puesta a punta de la moto no es correcta por la tecnología. Por eso, tendríamos que parar un poco y darle más responsabilidad al piloto”.

La adrenalina de estar en la moto a gran velocidad y girar las curvas con un ángulo de inclinación de hasta 60 grados, puede hacer que se corra peligro por caídas aparatosas. El carácter agresivo de Agostini en las motos, le llevó a dominarla por completo.

“Sí, en algún momento tuve episodios de miedo, pero es tanta la pasión y el amor por las dos ruedas, que no piensas en eso. Quizás el miedo te viene después, cuando te das cuenta y dices cómo he hecho esto o aquello. Pero puedo decir que fui muy atento y afortunado en mi carrera, para ser preciso y controlar todo para evitar caídas, porque en esos tiempos eran durísimas”.

El tiempo ha pasado y la humildad de Agostini, demuestra que es un caballero de la vieja escuela en todo su esplendor. No busca mayor reconocimiento, pero si tuviera que ser recordado por algo específico, quisiera que fuera como el más ganador.

“Quiero ser recordado por lo que hice. Mucha gente ha admirado lo que hice y estoy feliz por eso. Siempre tuve cerca a mi público, porque es justo darle el reconocimiento a la gente que te ha querido. Que sea recordado como Giacomo Agostini, el que ganó muchísimo”.

Laureus 2024: Madrid se llenó de estrellas con la gala de los Oscars del Deporte  

Tony Cittadino (Madrid).- Madrid volvió a ser la capital mundial del deporte. Este lunes por la noche el Palacio de Cibeles de la capital española, recibió la vigésimo quinta edición de los Premios Laureus. La gala se realizó por todo lo alto y la alfombra fue animada por el actor Andy García.

El tenista serbio Novak Djokovic eclipsó la noche al ganar su cuarto quinto como Mejor deportista masculino internacional del año, tras haberlo logrado en 2012, 2015, 2016 y 2019.

“Es un gran honor ser otra vez ser el ganador de este prestigioso premio. La organización Laureus, fue fundada hace 25 años con la premisa de que el deporte tiene el poder de cambiar el mundo. Johann Rupert y Nelson Mandela creen en esa misión y creen en esa frase, en el poder, y los valores que representa el deporte”, dijo Djokovic en la rueda de prensa.

El tenista serbio agregó que es el galardón más importante que ha recibido en su carrera. “Esta noche, el premio ha sido votado por miembros de la academia, todas son leyendas de sus respectivos campeonatos deportivos, que realmente entienden lo que se necesita para dominar tu oficio o alcanzar ciertas grandes alturas en tu deporte”.

Por su parte, el mediocampista inglés del Real Madrid, Jude Bellingham, se llevó el premio como Revelación del año y dijo sentirse honrado, pues además fue de los más ovacionados por el público que esperaba en las afueras del Palacio.

“Ha sido una gran velada. Estoy honrado de estar acá y frente a tantos asombrosos atletas y gente que inspira. Ha sido un gran año y estoy realmente orgulloso de eso”, explicó el jugador que ha sido determinante en esta temporada con el conjunto merengue.

“Ha sido una semana loca realmente. Estoy tan cansado para ser honesto, así que disculpen si me veo un poco. Pero han sido unos días muy locos y estoy muy orgulloso. Espero poder seguir haciendo historia Real Madrid y con Inglaterra en el futuro”.

España en alto

El fútbol femenino español volvió a estar en lo más alto, pues Aitana Bonmatí sumó otro galardón a su brillante carrera, tras ganar, entre otros premios, el Mundial Femenino, el Balón de Oro y la Nations League.

“Al final todos los premios son importantes y no me gusta quedarme con ninguno, pero siempre digo que los premios individuales vienen después de un gran trabajo colectivo, como lo son haber ganado el Mundial y la Champions. Pero, ganar este premio es distinto, porque estoy compartiendo momento con muchos deportistas de deportes distintos”, dijo la magnífica jugadora del Barcelona.

En tanto, el estelar Usain Bolt también se pasó por la alfombra roja y por el centro de prensa y reconocer que se sintió nervioso en la gala.

“Para mí es definitivamente maravilloso ver el talento que ha estado dominando el mundo del deporte, tanto mujeres como hombres. Fue un honor y era la primera vez entregando un premio. Estaba realmente nervioso”, sostuvo el Mejor deportista masculino internacional del año en 2009, 2010, 2017.

Los ganadores del 2024

Mejor deportista masculino internacional del año: Novak Djokovic

Mejor deportista femenina internacional del año: Aitana Bonmatí

Revelación del año: Jude Bellingham

Mejor reaparición internacional del año: Simone Biles

Mejor equipo del año: Selección femenina de fútbol de España

Mejor deportista de acción del año: Arisa Trew

Mejor deportista del año con una discapacidad: Diede de Groot

Premio Laureus Sport for Good: Fundación Rafa Nadal

Foto: Prensa Premios Laureus

Foto: Prensa Premios Laureus

Laureus 2024: Alessandro Del Piero está satisfecho con el rendimiento de los equipos italianos en Europa

Tony Cittadino (Madrid).- Alessandro Del Piero prefiere ver el vaso medio lleno con el fútbol italiano. Este domingo compartió con la prensa en la segunda jornada de entrevistas, de cara a la entrega de los Premios Laureus 2024, que se realizará este lunes en el Palacio de Cibeles de Madrid y del que es embajador.

El otrora capitán de la Juventus dijo estar satisfecho con el desempeño de los equipos en Europa. A pesar de no tener un semifinalista en la Champions, el calcio tiene a la Roma y a la Atalanta en la Europa League y a la Fiorentina en la Conference League.

«El resultado de los equipos ha sido fenomenal y deben recibir la felicitación de todos. Yo lo veo positivo y absolutamente con el vaso medio lleno, aunque si pensamos y comparamos también en inversión y gastos que se puedan hacer con respecto a otros países», dijo Pinturicchio.

Italia en la temporada pasada, metió a un finalista por cada competición. Inter en la Champions, Roma en la Europa League y la Fiore en la Conference, pero todos perdieron. Sin embargo, el desempeño actual le ha permitido conseguir una plaza adicional en la próxima edición de la Champions. Es decir, el fútbol italiano tendrá cinco plazas, en lugar de cuatro, gracias al al nuevo sistema de las Plazas por Rendimiento Europeo.

«Italia ha logrado el año pasado y ahora, bien sea por ideas, por creatividad o por reinventarse, que en esto también nosotros somos buenos, ha delinear un rol importante en Europa. Ahora, para volver al nivel de inicios del 2000, hace falta un poco más de tiempo, pero es un camino que se ha recorrido bien y ahora todos los pasos que se darán, serán difíciles, pero el trabajo hecho hasta ahora, a pesar de todo, de los estadios precarios, estamos haciendo las cosas bien».

Orgullos de De Rossi

Del Piero tampoco dejó pasar la oportunidad para felicitar al actual técnico de la Roma, Daniele De Rossi. El estratega ha llevado al conjunto de la capital italiana a elevar su rendimiento de juego y a sumar una racha de victorias, que le ha permitido escalar posiciones en la tabla y avanzar en Europa.

«Hice parte del curso de entrenador con Daniele, pero él lo terminó el año pasado y yo espero hacerlo este año. No me sorprende su empeño y su conocimiento del fútbol, su modo de actuar, su energía y todo lo que se ha visto en estos primeros juegos. Tener tan rápido estos resultados positivos, sorprende. Pero, si pensamos en el equipo de la Roma, es óptima. Pero, en Europa, no es fácil lograrlo».

El mítico 10 de la Juve considera que el movimiento de la Roma fue acertado. Despidieron a José Mourinho y contrataron a De Rossi, en busca de darle una sacudida al equipo.

«Además para técnicos expertos y, lo decía antes, por situaciones y sociedad estables como el Bayern Múnich, a veces haces las cosas bien para el momento, pero después hay algo que no funciona. Eso no quiere decir que sea un fracaso, pero a veces no funciona. Pero en el caso de Daniele, estoy contento por él, porque se lo merece y es un muchacho extraordinario», expresó Del Piero.

 

 

 

El Real Madrid recibe al Barcelona en un “Clásico” que podría definir LaLiga  

Tony Cittadino (Madrid).- El Real Madrid está listo para recibir al Barcelona en el renovado estadio Santiago Bernabéu, en el que buscarán una victoria que les acerque  a ganar LaLiga. El equipo de la capital española llega como líder con 78 puntos, ocho más que el conjunto azulgrana a falta de siete jornadas para el final del campeonato.

Para este encuentro, el Madrid llega en un gran momento. Suman 15 partidos invictos en casa esta temporada. Sin embargo, el club pudiera verse mermado por el cansancio, tras el exigente partido de vuelta de los cuartos de final del miércoles ante el Manchester City.

“Fue una noche importante. No fue sufrida, sino difícil. En la eliminatoria contra el Manchester City estuvimos muy poco tiempo eliminados. Ha sido mayor el tiempo clasificados que eliminados. Por eso nos pusimos con un bloque muy bajo. Creo que fue más sufrida la eliminatoria contra el Chelsea de hace dos años”, dijo el director técnico del Madrid, Carlo Ancelotti, en declaraciones reseñadas por el departamento de prensa del conjunto merengue.

El Madrid, busca su corona 36, ganó el partido de ida 1-2 en octubre en su visita al Estadio Olímpico Lluís Companys de Montjuïc, gracias a un doblete de Jude Bellingham. En la temporada pasada, también ganaron en el Bernabéu 3-1, con tantos de Karim Benzema, Federico Valverde y Rodrygo.

Por su parte, el Barcelona ha ganado en LaLiga ocho de los últimos 10 partidos y quiere sacar un buen resultado, además por la dura eliminación ante el PSG en la Champions.

“Tenemos la oportunidad de enchufarnos a LaLiga. Si ganas, te pones a cinco puntos y es el escenario que nos gustaría. Hemos entrenando bien y el equipo está con toda la ilusión del mundo para luchar por esta liga”, dijo el entrenador y leyenda del Barcelona, Xavi Hernández.

Este será el Clásico 188 en Primera División, de los cuales el Barcelona ha ganado 78, el Madrid 74 y han empatado 35 veces. En el Bernabéu, se enfrentaron 94 veces, con balance para el Madrid de 51 victorias, 20 empates y 23 caídas.

Esta noche se escribirá otra apasionante página en la historia de los «Clásicos».

Foto: Prensa Real Madrid